Archivado el 'caso Funnydent' porque no se trató de una estafa, sino "mala gestión empresarial"

  • Según el auto del la magistrada encargada de la causa, de las pruebas practicadas no se desprende el engaño previo ni el ánimo de lucro.
  • "La mala gestión derivó, no sólo en un perjuicio para los clientes, sino en uno propio para el administrador", dice la jueza del caso.
  • El administrador Cristóbal López Vivar llegó a ser detenido e imputado por estafa de 8,8 millones de euros, pero después fue puesto en libertad.
  • A FONDO: Una afectada de Funnydent: "Me han dejado sin implantes y con huecos en la boca"
Clínicas de Funnydent
Clínicas de Funnydent
EUROPA PRESS

La Justicia ha decretado el archivo de la causa abierta por un presunto delito de estafa contra el administrador de las clínicas dentales Funnydent, Cristóbal López Vivar, al entender que el cierre de los centros que afectó al tratamiento de miles de personas se trató de una circunstancia de mala gestión y no de un incumplimiento de las obligaciones asumidas frente a los pacientes.

"No ha existido irregularidad que pueda ser penalmente reprochable, al margen de la responsabilidad civil y concursal del investigado", asegura en su auto la magistrada titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Navalcarnero, que ha decretado el sobreseimiento provisional del caso en el que López Vivar estaba acusado de estafar 8,8 millones de euros a un total de 2.481 clientes.

Según la jueza, las investigaciones y la documentación recabada no revelan un caso de estafa. Para que ésta se produzca, dice la magistrada, debe existir un engaño previo ("saber de antemano que no se podrá cumplir con su prestación") y un ánimo de lucro en beneficio propio o de un tercero. Y ambas circunstancias no se observan en este caso.

"Se ha constatado que el negocio resultaba competitivo en el mercado, progresaba cada año y permitía la apertura de nuevas clínicas (...) hasta que tuvo lugar su cierre", dice la jueza. "Además no se ha evidenciado un incremento de patrimonio en el investigado que pudiera llevar a pensar que el cierre fue consecuencia de un ánimo de lucro. Todo lo contrario, la mala gestión derivó, no sólo en un perjuicio para los clientes, sino en uno para el administrador".

Por eso la magistrada circunscribe el caso a un "posible incumplimiento contractual", pero le resta trascendencia penal. Y deja abierta la puerta a los denunciantes —entre ellos el ayuntamiento de Leganés, el Colegio de Odontólogos de cataluña o en Consejo General de Protésicos de España— a ejercer  acciones judiciales por la vía civil.

López Vivar, de 49 años, fue detenido el 31 de enero de 2016 tras haber cerrado tres días antes y sin previo aviso sus nueve clínicas dentales, siete en Madrid y dos en Barcelona. El empresario llegó a ingresar en prisión sin fianza, pero la jueza le puso posteriormente en libertad con la obligación de comparecer ante la Justicia cada 15 días. Funnydent reabrió a finales del año pasado algunas de sus clínicas para finalizar los tratamientos pendientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento