La actriz Julie Andrews ha concedido una entrevista al programa The Late Show de Stephen Colbert en la CBS estadounidense en la que ha confesado que estuvo a punto de morir mientras rodaba la famosa escena en la que su personaje, Mary Poppins, desciende volando con su paraguas.

Cuando ya se ha iniciado el rodaje de la nueva versión o remake de Mary Poppins, la veterana de actriz contó que "hubo un momento muy peligroso justo al acabar la escena, cuando estaba sujeta al arnés, que era muy doloroso". Cuenta Julie Andrews que estuvo "mucho rato colgando del paraguas", durante la escena y al cabo de un rato notó que el cable que la sujetaba comenzaba a ceder.

En la escena, el personaje de la niñera mágica desciende de los cielos agarrada a su paraguas, hasta aterrizar suave y elegante en el jardín delantero de la familia Banks. Sin embargo, eso forma parte de la magia del cine, pues en realidad la actriz sufrió un aparatoso accidente.

"Sentí que el alambre empezaba a soltarse y noté que bajaba un poco. Yo estaba muy nerviosa", narró Andrews. "Así que avisé a un operario y le dije que me bajase con suavidad y despacio porque no me sentía segura". Sin embargo, no hubo tiempo.

"Caí en picado al suelo del plató", contaba Andrews, que revelaba que "hubo un espantoso silencio de un minuto", que ella misma rompió al proferir "una conocida palabrota de cuatro letras". Además de la escena inicial, la actriz también "despegaba" al final del filme, cuando acabado su trabajo con los pequeños, sobrevuela el cielo de Londres alejándose.

Hace pocos días Disney puso en marcha el rodaje de Mary Poppins, la secuela de Mary Poppins (1964), que estará protagonizada por Emily Blunt (La chica del tren, Into the Woods) y Lin-Manuel Miranda (Hamilton, Vaiana). La producción del largometraje ha dado comienzo en los Estudios Shepperton de Reino Unido y su estreno está previsto para el 25 de diciembre de 2018.