Catalá y Puigdemont
El ministro de Justicia, Rafael Catalá (i), y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), a su llegada al acto de conmemoración de la festividad de San Ramón, patrón de los abogados, que se ha celebrado en Barcelona. EFE

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha asegurado este domingo que "estamos absolutamente volcados en buscar un camino de salida" al proceso catalán y que, para ello, se mantiene un diálogo permanente con líderes políticos y sociales, con encuentros "a todos los niveles", que a veces no se hacen públicos.

En una entrevista en TV3, Enric Millo ha indicado que su objetivo desde que tomó posesión de su cargo hace ahora tres meses es "diseñar entre todos un camino alternativo" al referéndum y que por ello "estamos dialogando".

Millo ha añadido que "las conversaciones y encuentros se producen y a veces son públicos, pero no siempre", porque ha ocasiones en que el hecho de se conozcan "dificulta la serenidad" y puede "condicionar el éxito de este diálogo".

Nuestra obligación es diseñar entre todos un camino alternativo al de la colisión que supone convocar un referéndumEn este sentido, ha advertido que "algunos miembros del Govern de Cataluña están instalados en una realidad paralela que no responde a la realidad que viven los catalanes".

Enric Millo ha recordado que "cada semana hay presencia de miembros del gobierno español en Cataluña que vienen a dialogar", aunque "la interlocución del gobierno de España no se canaliza sólo con el Govern de la Generalitat, que también, sino a través de los ayuntamientos, instituciones catalanas y entidades sociales y económicas".

"Nuestra obligación es diseñar entre todos un camino alternativo al de la colisión que supone convocar un referéndum" y exponer que "hay muchas cosas que se pueden aplicar sin cambiar la Constitución y que son fáciles de aplicar", mientras ha recordado que se puede cambiar la Carta Magna, y que ella misma prevé cómo y con qué consenso se puede hacer.

Para reafirmar la voluntad de diálogo del Gobierno con Cataluña, Millo ha citado la presencia mañana en Barcelona de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para asistir a la entrega a la Reina Sofía de la Medalla de Oro del Círculo del Liceu y a la entrega de los Premios Empresa del Año 2016, de El Periódico de Cataluña.

Puigdemont: "Ya nos gustaría"

Sin embargo, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha negado que el Govern y el Estado hayan mantenido alguna reunión privada para tratar de desencallar la situación política y negociar mejoras: "No hay ninguna negociación ni privada ni oficial. Y créanme: nos gustaría", ha asegurado en declaraciones a los medios desde Narbona (Francia), donde se ha reunido con la presidenta de la región de Occitania, Carole Delga.

"Sería ya hora de que si el Gobierno español tiene ganas de hablar sobre alguna propuesta concreta ponga algo sobre la mesa", ha emplazado Puigdemont, que se ha sumado a la portavoz del Govern, Neus Munté, en desmentir que haya encuentros entre ambos ejecutivos que no sean públicos.

Sobre la apuesta por el diálogo expresada en reiteradas ocasiones por el Gobierno, ha bromeado sobre su similitud con el Espíritu Santo: "Todo el mundo habla de él pero nadie lo ha visto". Asimismo, ha recordado que los 46 puntos que presentó al presidente Mariano Rajoy en abril de 2016 forman parte de reivindicaciones previamente negociadas y pactadas entre administraciones, por lo que ha criticado que el Gobierno "no ha entendido nada" si lo que pretende ofrecer es cumplirlas.

Por su parte, la consellera de Presidencia, Neus Munté, ha asegurado que la Generalitat no ha recibido del Gobierno central "ninguna oferta de diálogo ni ninguna propuesta de sentarse y hablar como personas civilizadas como en un estado democrático tiene que ser".

"Lo único que recibimos son amenazas de inhabilitación y que el diálogo se tiene que limitar a hablar de lo que ellos quieren", ha subrayado en declaraciones a los medios en Lleida en respuesta al delegado del Gobierno en Catalunya.