El agresor de la menor ecuatoriana padece un trastorno psicológico grave

  • Lo afirma un experto del equipo que le atendió durante diez años.
  • El psiquiatra reconoce la culpabilidad, pero pide otras medidas.
  • Su trastorno "tiene relación con la infancia tan traumática" que tuvo.
  • Estuvo en un hospital de Día de salud mental para adolescentes.
La menor ecuatoriana a su llegada al juzgado de Sant Boi de Llobregat acompañada de su abogado.
La menor ecuatoriana a su llegada al juzgado de Sant Boi de Llobregat acompañada de su abogado.
Andreu Dalmau / EFE

El agresor de una joven ecuatoriana en los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), Sergi Xavier M.M., sufre un trastorno mental de carácter grave y ha recibido atención psiquiátrica durante casi diez años, según ha dicho a Efe el psiquiatra Alfons Icart, perteneciente al equipo que le atendió. El joven dejó todo tratamiento psicológico en 2001.

Icart, director general de la Fundación Orienta, entidad que agrupa a los centros de salud mental infantil y juvenil y a los dos hospitales de Día de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), ha señalado que este trastorno "tiene relación con la infancia tan traumática que ha padecido, al no tener madre, un padre alcohólico y criarse con una abuela con muchas limitaciones humanas".

Diagnosticado desde la infancia

Los trastornos se empezaron a hacer visibles de pequeño y fue la abuela del niño la que pidió una consulta médica por indicación de los equipos psicopedagógicos de su escuela.

Ha relatado que entonces "no hacía los deberes, se movía mucho y llamaba continuamente la atención, una actitud que se puede entender porque era un niño medio abandonado que quería sustituir su carencia llamando la atención, pero al que, en vez de atenderle, se le castigaba".

No se le puede dejar en la calle para que pueda cometer otro acto parecido
El experto ha declarado que el joven "ha cometido una falta,
es responsable de sus actos y por ello debe haber un castigo, pero además debe haber un tratamiento contra el alcohol y contra la droga, porque no se le puede dejar en la calle para que pueda cometer otro acto parecido, y recibir un tratamiento adecuado, ya que para esto tenemos servicios de ayuda".

También ha puntualizado que en la agresión a la chica ecuatoriana, no se sabe si la agresión se produce por racismo o porque "se está agrediendo a sí mismo, en un momento de confusión por alcohol y drogas", ya que ha revelado que,
cuando era pequeño, se golpeaba en ocasiones.
Atención psiquiátrica intermitente

Icart ha explicado que la atención psiquiátrica del joven se inició en 1992 y se prolongó en 1993, pero que
no se le pudo dar ningún programa terapéutico continuado porque acudía de forma muy intermitente, debido a las dificultades que tenía la familia para acompañarlo.

Asegura que se siguió atendiendo al chico durante algún tiempo más, hasta que en el año 2000, cuando contaba 14 años,
estuvo en un hospital de Día de salud mental para adolescentes.
Se formó una personalidad que más o menos puede funcionar, pero con un frágil equilibrio
Según el psiquiatra,
el tratamiento se mantuvo con muchas dificultades y se logró formar una personalidad que "más o menos puede funcionar, pero con un frágil equilibrio".
Sin contexto familiar y con drogas y alcohol, ese equilibrio se rompe, según Icart, quien explica que entonces se reactiva lo más primario, que es "lo más descontrolado".

Alfons Icart ha explicado que, en el año 2001, Sergi estaba bastante bien y se le dio el alta del hospital de Día de adolescentes de Gavà, y se le derivó al centro de salud mental y juvenil de Sant Boi para hacerle un seguimiento, no perder los pequeños logros conseguidos y que pudiera evolucionar bien, pero
el joven no se presentó más.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento