Esta organización ha realizado un informe en el que alertan de que las zonas donde se asientan los petroglifos "demandan trabajos de limpieza y mantenimiento para asegurar su conservación", ya que la "proliferación del mato y de la arboleda en su entorno" hace que se encuentren "sin protección" cuando se produce un incendio forestal.

Y es que los incendios ponen en peligro la conservación de este patrimonio debido a que las altas temperaturas provocan la "ruptura de las capas superficiales" de las rocas donde están grabadas.

Además, SOS Arte Rupestre Galega ha sumado las "obras incontroladas" y los "trabajos en el monte sin adoptar medidas preventivas" a las amenazas a las que se enfrenta la conservación de los petroglifos.

"La realidad que nos encontramos es que una parte considerable de nuestros grabados rupestres corren un grave riesgo, no solo de deterioro, sino de desaparición, frente al incumplimiento de la normativa por parte de la Xunta y de muchos ayuntamientos", señala en su informe esta asociación.

Por lo tanto, ha solicitado el "compromiso" del Gobierno gallego para iniciar "ya" los trámites que consiguan la declaración como Patrimonio de la Humanidad del arte rupestre gallego, "la medida más eficaz para garantizar su supervivencia".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.