Colegio San Gregorio La Compasión de Aguilar
Colegio San Gregorio La Compasión de Aguilar COLEGIO SAN GREGORIO

Según las fuentes consultadas, la jornada continúa es un hecho ya en la práctica totalidad de los centros escolares públicos situados en las capitales de provincias. Solo en Burgos hay colegios de Primaria y Secundaria con jornada partida, cerca de un once por ciento. En el resto, están instaurada al cien por cien.

Una ratio que baja en los centros rurales, donde el porcentaje es del 92,2 por ciento. Aun así, en Ávila todos los colegios fuera de la capital también tienen implantada la jornada continua, mientras que en Soria sólo está instaurada en seis de cada diez.

En los centros concertados de Escuelas Católicas, a los que pertenecen 186 colegios, la ratio baja al 65 por ciento. Es, precisamente, en estos centros donde más se está demandando la jornada continua. En este sentido, los datos desvelan que el 57 por ciento de los centros de Educación Primaria ya tienen implantado el horario intensivo, mientras que en Secundaria es del 74 por ciento.

Uno de los centros que acaba de dar el visto bueno a la jornada continua y que comenzará a aplicar en el próximo curso es el Colegio San Gregorio La Compasión de Aguilar de Campoo (Palencia). Su director, Miguel de la Hera, ha reconocido que la decisión partió del equipo directivo después de un proceso de "reflexión" para proponerlo en el Claustro a finales del pasado año.

"Estamos muy contentos porque la participación ha estado muy próxima al 90 por ciento, lo que da una idea de la implicación que ha habido por parte de la comunidad educativa del centro", reconoce De la Hera, que señala que entiende que advierte que era una solicitud "reiterada" por parte de las familias que, cada año, se interesaban por saber si se iba a "aplicar" en algún momento horario intensivo.

El director del centro concertado palentino considera que son "muchas" las ventajas que ofrece este tipo de jornada, aunque, señala, entre otras, la mayor "libertad" que ofrece estos horarios para que los niños aprendan a "gestionar" su tiempo, además de "adaptarse" a las jornadas europeas.

El horario lectivo debe ser el "mismo" que en una jornada continua y el proceso para instaurarla comienza un año antes. "Se propone en el Claustro, éste lo traslada al Consejo Escolar, se realiza la votación y se comunica a la Dirección Provincial de Educación, que, a su vez, da traslado a la Consejería que es la que, finalmente, da el visto bueno", relata De la Hera.

Eso sí, para que se instaure este tipo de horario la Junta requiere dos tercios de participación de las familias, y entre los votos, también dos tercios de votos a favor.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.