El detenido ocupaba viviendas de forma ilegal
El detenido ocupaba viviendas de forma ilegal GUARDIA CIVIL

El hurto se produjo la semana pasada a última hora de la tarde, cuando un hombre vestido con una sudadera, con la capucha cubriéndole parte del rostro, entró en el establecimiento habitualmente frecuentado por menores.

El sospechoso portaba un cuchillo de entre 20 y 25 centímetros de hoja oculto en la manga de la vestimenta, que mostró a una empleada del local de forma "amenazante" para que le diera la recaudación de la caja registradora, unos 450 euros.

Este robo generó una "gran alarma social" y una "palpable sensación de preocupación y malestar" entre los vecinos y los comerciantes de la zona, según las mismas fuentes. Además, la trabajadora del local presentaba un "fuerte" estado de shock ante la "violencia y la agresividad" de las amenazas que había sufrido, si bien no requirió asistencia médica.

Tras las pesquisas, los agentes lograron identificar y localizar al autor del hurto gracias a las cámaras de seguridad de la tienda. Finalmente fue detenido cinco días después del atraco.

El sospechoso, al que se le imputa un delito de robo con violencia e intimidación, es un vecino de una partida de Alicante con multitud de antecedentes por delitos similares contra el patrimonio, delitos de falsedad documental y contra la autoridad y sus funcionarios públicos, ya que es "extremadamente violento a la hora de cometer dichos delitos", han destacado desde la Guardia Civil.

ERA UN 'OKUPA'

Este hombre también contaba con un señalamiento en vigor del Juzgado de Alicante con motivo de ocupar viviendas de forma ilegal con frecuencia, un hecho que dificultó su localización del detenido, ya que no tenía un domicilio habitual conocido.

La autoridad judicial ha dispuesto su inmediato ingreso en prisión, de forma provisional, comunicada y sin fianza, debido a la "claridad de su autoría en los hechos denunciados".

Consulta aquí más noticias de Alicante.