Amsterdam
Imagen de Amsterdam, con el Rijksmuseum al fondo. WIKIPEDIA

Amsterdam contratará a los jóvenes que cuenten con un historial de antecedentes penales para promover su reintegración en la sociedad y darles "una segunda oportunidad", anunció el Ayuntamiento de la capital holandesa.

El Consejo del municipio ha adoptado una propuesta conjunta hecha por Demócratas 66, los laboristas del PvdA y los verdes de GroenLinks, que han pedido "no descartar automáticamente" a los solicitantes de empleo que no cuentan con un certificado de buena conducta.

Según la concejala de D66, Ariella Verheul, "a pesar de haber cometido un error, estos jóvenes merecen una segunda oportunidad, no un doble castigo" por ello. "Los jóvenes que han tenido un momento de estupidez por la edad no deben ser condenados para siempre", añadió.

Para muchos puestos de trabajo en Amsterdam, no tener un certificado de antecedentes penales limpio significa la descalificación automática para acceder al empleo.

Además de contratar a más jóvenes con un historial delictivo, el municipio de Amsterdam pedirá a otros empleadores que hagan lo mismo, y tratará la situación con el Ministerio de Seguridad y Justicia. También iniciará una campaña para explicar a los niños y jóvenes el significado del certificado de buena conducta y las consecuencias que tiene.

Según el Ayuntamiento, muchos jóvenes no solicitan un certificado de buena conducta porque creen que no se les va a otorgar y desconocen su funcionamiento.

Por otro lado, un informe de varias organizaciones de educación alertó de que alrededor de 138.000 holandeses de entre 23 y 27 años no tienen ningún tipo de formación ni cuentan con un trabajo.

Estas instituciones han puesto en marcha una campaña para 2017 bajo el titulo Año en perspectiva, con el objetivo de ayudar a ese grupo de jóvenes a conseguir un trabajo, formación y orientación.