Estados Unidos anunció este jueves la imposición de nuevas sanciones económicas contra la Guardia Revolucionaria de Irán y el ministerio de Defensa de este país por su apoyo a organizaciones terroristas y sus planes nucleares.

Las sanciones, las más severas impuestas por Washington a Irán desde la crisis de los rehenes estadounidenses en 1979, fueron anunciadas por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson.

Si los enemigos cumplen sus amenazas y atacan a Irán, nuestra respuesta será aún más dura y más dolorosa"

Según Rice, están diseñadas para "enfrentarse al comportamiento amenazante de los iraníes", y afectarán también a más de 20 empresas y entidades financieras, a las que impedirán que realicen transacciones a través del sistema financiero estadounidense.

Por su parte, los Guardianes de la Revolución iraní reiteraron su lealtad al régimen islámico de Teherán y amenazaron con una respuesta "dura y dolorosa" a una eventual acción estadounidense contra este país.

La columna vertebral del régimen

Aunque este cuerpo militar no forma parte del Ejército iraní, es considerado como la columna vertebral del régimen. "Si los enemigos cumplen sus amenazas y atacan a Irán, nuestra respuesta será aún más dura y más dolorosa", afirmó el comandante general de los Guardianes, el general Mohamad Ali Yafari.

El militar iraní, citado por la agencia IRNA, reiteró que la prioridad de sus fuerzas es "defender al régimen y los valores de la Revolución Islámica" chií, que derrocó al régimen monárquico en 1979.