Los hurtos se produjeron el pasado martes 14 de febrero en torno a las 12.20 horas en el parking de un hospital de Gandia. Una vez allí, los policías averiguaron que momentos antes una persona había sido abordada por un hombre cuando iba a entrar en su coche.

El detenido mostró a ésta y a las otras dos víctima un cuchillo de cocina como gesto de intimidación para que le entregasen las llaves de sus coches y otros objetos personales. En el último intento de robo se produjo un forcejeo y el sospechoso dejó en el suelo del aparcamiento el cuchillo y varios documentos intervenidos por los agentes.

Tras examinar la documentación, los policías averiguaron la identidad del presunto autor y establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones del parking del hospital y del recinto ferial para encontrarlo.

En ese momento, los agentes fueron requeridos por un ciudadano que les manifestó que unos minutos antes había sido abordado por un hombre también cuando se disponía a bajar de su coche.

En este caso, el sospechoso logró llevarse una bandolera de la víctima con documentación bancaria y 30 euros en metálico, además de provocarle varias lesiones de carácter leve. Posteriormente huyó a pie en dirección a la carretera de Villalonga, según las mismas fuentes.

ARRESTADO TRAS BAJAR DE UN TAXI

Los policías lo encontraron en este lugar mientras el hombre se bajaba de un taxi y lo detuvieron como presunto autor de dos delitos de robo con violencia e intimidación y le intervinieron la bandolera.

Una vez en dependencias policiales, los agentes averiguaron que el arrestado había cometido otro robo con el mismo método solo diez minutos más tarde de los anteriores y también en el parking del mismo hospital. Por ello se le imputa un presunto delito más de robo con violencia e intimidación.

El detenido, de origen alemán y con numerosos antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial en Sagunto.

Consulta aquí más noticias de Valencia.