De esta manera, el tribunal dictamina que Ballester hizo distintos pagos por los servicios correspondientes al Observatorio Permanente y Plan Estratégico a principios de 2007 a pesar de conocer que estos "no habían sido ejecutados" ante la "exigencia reiterada" de Urdangarin.

En la sección de hechos probados correspondiente a Baleares de esta sentencia de 741 páginas, se establece que se realizaron dos actas: una de 306.000 euros, emitida el 12 de abril de 2017 por la Asociación Instituto Nóos contra la Fundación Illes Sport. La otra, del 24 de abril de 2007, es relativa al acuerdo de su ex socio Diego Torres como representante de Nóos en el que se anticipa un pago de 139.000 euros para el Observatorio y al Plan. Ambas facturas ascienden a 445.000 euros.