Sobre la fugitiva pesaba una orden de detención e ingreso en prisión dictada por la Audiencia Provincial de Palma en 2013, según informa la Policía en un comunicado.

Así, gracias a los constantes intercambios de información entre las distintas plantillas territoriales con la Sección de Fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial, a principios del año en curso se recibió información procedente de la Udyco de la Comisaría de Ibiza en la que se informaba de la posible localización de la fugitiva en la localidad granadina de Baza.

Agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Nacionales se desplazaron hasta la citada localidad para, en colaboración con el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Baza, tratar de localizarla y proceder a su arresto.

Las indagaciones realizadas les llevaron a identificar a varios familiares de la reclamada que residían en dicha localidad. Durante varios días se estableció un dispositivo de vigilancia en torno a sus domicilios, ya que se creía podía encontrarse escondida en alguno de los inmuebles. El operativo policial culminó con su arresto el pasado día 14.

La fugitiva, matriarca de un histórico clan de narcotraficantes del barrio de la Penya, fue puesta en búsqueda en el año 2013 tras ser condenada a 8 años de prisión por su relación con un alijo de 1,380 kilos de heroína intervenido en febrero de 2009 por el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Ibiza.

Cuando se dictó la sentencia la ahora detenida se encontraba en libertad y retrasó el ingreso en la cárcel recurriendo el fallo judicial ante el Tribunal Supremo. No obstante, una vez confirmada la condena al no prosperar el recurso de amparo, la condenada no pudo ser localizada.

En su detención han participado agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la Udyco Central-Comisaría General de Policía Judicial, y de las Comisarías de Eivissa y Baza.