Por el contrario, los contratos a jornada completa se han reducido desde 2008 hasta el presente. Y es que se pasó de 597.139 contratos a tiempo completo al inicio de la crisis a 587.912 en el año 2016, casi 10.000 menos.

Además, el sindicato ha defendido que los contratos a tiempo parcial se caracterizan por una "muy escasa duración". En concreto, el 35 por ciento de los contratos duraron menos de una semana en 2016, mientras que los contratos con una duración superior al año sólo alcanzaron el 0,3 por ciento, apenas 2.079 contratos.

Esta "precarización" de la contratación, ha denunciado la CIG, lleva a un descenso de los ingresos de la clase trabajadora. De hecho, según los datos de la Agencia Tributaria, el único grupo en donde crecen las personas asalariadas es en los que ingresan menos de la mitad del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Por el contrario, ha agregado el sindicato, el grupo de mayores ingresos no sólo fue el que más incrementó el ingreso medio, sino que, después de Madrid, Galicia es la segunda comunidad en donde este colectivo tiene el salario medio más elevado.

Asimismo, la central sindical ha indicado que la población entre 16 y 24 años pasó de representar el 8,5 por ciento de la población activa en el año 2009 al 4,7 por ciento en 2016. Algo parecido, ha añadido, pasó con el siguiente grupo de edad: los que tienen entre 25 y 34 años.

En concreto, estos pasaron de representar el 27,3 por ciento al 19,5 en 2016. En conjunto, las personas menores de 34 años perdieron 11,3 puntos -en términos absolutos son 153.100 activos y activas menos de estas edades y, concretamente, 18.200 en el último año-.

Así las cosas, la CIG ha hecho un llamamiento a los gallegos para que salgan a la calle y no acepten esta "pérdida de derechos", pues, de lo contrario, se acabará por "consolidar" esta tendencia.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.