Alicia García
Alicia García EUROPA PRESS

García se ha expresado así tras conocer los datos del Observatorio de la Dependencia que elabora la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, que otorga a Castilla y León una nota de un 8,93 sobre 10. La titular de Familia e Igualdad de Oportunidades ha señalado el "avance" de la Comunidad en los diez años de aplicación del sistema, en los que considera que ha ido "por buen camino" y se continúa en la senda de ser "referencia" en el ámbito estatal.

En este sentido, ha incidido en que el informe destaca fundamentalmente que Castilla y León es la única Comunidad con "atención plena", ya que su lista de espera es prácticamente inexistente al ser la única que ha incorporado al Grado I y que es la que más personas beneficiarias tiene sobre el total de población potencialmente dependiente gracias a que es la única Comunidad Autónoma que ha incorporado a las personas dependientes de Grado I.

"Esto quiere decir que Castilla y León atiende ya a más del 99 pro ciento de personas con derecho a prestación, casi 30 puntos por encima de la media nacional", ha agregado.

De la misma forma, ha señalado que el Observatorio destaca que en el último año ha incrementado un 16 por ciento en número de beneficiarios, hasta 85.826 personas, 11.755 más, y que la generación de empleos es la más alta de España, con 50 empleos generados por millón de euros de gasto público, lo que ha permitido la existencia de más de 24.000 empleos, mientras que la media de España es de 34,8.

La Junta considera que, entre otros factores, esto se debe al hecho de basar la atención en servicios profesionales. La importancia de todos estos aspectos se refleja también en el retorno económico, que el dictamen lo cifra en 2016 cercano a los 200 millones de euros en Castilla y León.

DIEZ AÑOS DEL SISTEMA

La consejera ha valorado que por décima vez consecutiva el Observatorio Estatal de la Dependencia reconozca en su dictamen anual a Castilla y León como la Comunidad española que mejor gestión realiza de la Ley de Dependencia, para la que tiene un "modelo claro".

La consejera ha recordado que, según el informe, además de consolidarse el liderazgo de la Comunidad, con 8,93 puntos frente a una media nacional que se queda en 4,96.

El dictamen recoge que la financiación del sistema de dependencia en Castilla y León fue de 593,2 millones de euros en 2016. Junto a esto, señala que el gasto público por habitante en Castilla y León ascendió a 166,65 euros, mientras que en España se quedó en 121,8 euros. La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades destina seis de cada diez euros de su presupuesto a dependencia, ha apuntado el departamento de la Junta.

Precisamente, cuanto a la conveniencia de basar la atención en servicios, el dictamen destaca que en Castilla y León predominan los servicios sobre las prestaciones ya que el 72 por ciento de las personas dependientes reciben servicios.

En cuanto al ratio de prestaciones, el número de prestaciones por persona, en Castilla y León se sitúa en 1,28, gracias al régimen que existe en la Comunidad de compatibilidad entre prestaciones, mientras que la media estatal está en 1,23.

En la tabla global de puntuaciones tras el análisis del conjunto de las escalas de valoración, el dictamen sitúa en primer lugar en atención a la dependencia a Castilla y León con un 8,93. Le siguen La Rioja con 7,86, Andalucía con 6,79, Castilla La Mancha con 6,79, Madrid con 6,07, Galicia con 6,07, Murcia con 6,97, País Vasco con 5,36 y Extremadura con 5,00. Por debajo del cinco se sitúan Asturias con 4,64, Ceuta y Melilla con 4,29, Cataluña con 3,93, Baleares con 3,57, Cantabria con 3,57, Comunidad Valenciana con 3,21, Navarra con 2,86, Aragón con 2,50 y Canarias con 1,79.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.