El gobierno local de Santiago ha decidido resolver el contrato de la rehabilitación del palacete situado en la Finca do Espiño, adjudicado en su día a la empresa Dragados, que recibirá ahora una indemnización por valor de 27.959 euros correspondientes al 3 por ciento del valor de las obras.

Así lo ha acordado la junta de gobierno local reunida en la mañana de este viernes en el Pazo de Raxoi. Tras ella, el concejal de Medio Ambiente y Convivencia, Xan Duro, ha dado cuenta de los acuerdos alcanzados, entre los que se incluye la resolución del contrato "ante la imposibilidad de ejecutar los trabajos en los términos inicialmente pactados" debido a que el estado real del palacete era "peor" del esperado y obliga a modificar el contrato por valor de "más de un 10%" del total de la obra.

La obra, licitada en mayo de 2014 por el gobierno de Agustín Hernández, fue adjudicada a la empresa Dragados S.A. en agosto de 2015 por un montante de 900.000 euros para la restauración del palacete modernista que se asienta en la finca compostelana y que permanece en estado ruinoso desde hace años.

Sin embargo, una vez iniciado el proceso de rehabilitación se detectó que el estado real del inmueble era peor del que se preveía en el contrato, lo que supondría incrementar el presupuesto de la obra. Estas modificaciones del proyecto sobrepasarían en "más de un 10 por ciento" el valor total de la obra, un extremo no permitido en la ley de contratación.

Así las cosas, el gobierno municipal ha decidido resolver el contrato con Dragados e iniciar la redacción de un nuevo proyecto de rehabilitación del palacete.

Para esta actuación, según ha indicado Duro, el gobierno local ha reservado una partida de en torno a un millón de euros en el presupuesto municipal para este año que, presumiblemente, será aprobado en pleno este sábado.

REFORMA DE LA MARQUESINA DE XOÁN XXIII

Por otro lado, el gobierno compostelano también ha aprobado el inicio de las obras de rehabilitación de la marquesina de la dársena situada en la avenida Xoán XXIII.

La actuación, que cuenta con un presupuesto que asciende a más de 45.000 euros, consistirá en el cambio de los cristales de la cubierta, así como en las sustitución de la tornillería y el sellado de la parte superior e inferior de la marquesina.

Durante el temporal de viento y lluvia que afectó a Galicia hace dos semanas se produjo la caída de unos cristales de la cubierta de esta instalación, que tuvieron que ser sustituidos.

Asimismo, Duro ha indicado que la empresa encargada de acometer las obras, que tiene "un plazo de diez días para firmar el contrato y ponerse a trabajar", también realizará una "revisión a fondo" para detectar posibles problemas que afecten a la marquesina.

MEJORAS EN LA SEÑALIZACIÓN

Por otra parte, el edil de Compostela Aberta también se ha referido a los cambios en la señalización de los pasos de peatones aprobados el pasado jueves en el pleno municipal.

Así, ha concretado que en los pasos de peatones de la capital gallega se instalarán "medidas innovadoras" para tratar de reducir el número de atropellos, como "refuerzo sinalíticos" para peatones y "pintura con arena" en el pavimento para mejorar la visibilidad y aumentar el agarre en el frenado de los vehículos.

El Ayuntamiento de Santiago también está valorando eliminar las plazas de aparcamiento pegadas a pasos de cebra conflictivos y su substitución por estacionamientos para motocicletas. Para ello, el gobierno local ha encargado un informe a la Policía Local sobre los pasos de peatones donde se producen más incidentes para la incorporación de mejoras que tienen por objetivo reducir el número de accidentes.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.