Morat
El grupo colombiano Morat ARCHIVO

Han llegado a todos los públicos, niños incluidos, los jovencísimos colombianos que componen la banda Morat suenan, guste o no, en casi todas las cabezas gracias a sus canciones Cuánto me duele o Cómo te atreves. Un filón que descubrió Paulina Rubio y gracias a quien se metieron de cabeza en el top de las listas de éxitos hispanas con su participación en Mi nuevo vicio.

Acaban de estrenar videoclip del tema Ya no estás tú, hace solo unos días salió la colaboración que han realizado con Alejandro Fernández. Además la banda colombiana ya tiene programada una intensa gira de conciertos por toda España. Girona, Valencia, Salamanca, Pamplona, Albacete o Madrid son algunas de las ciudades por las que pasará el próximo mes de marzo.

¿Qué es lo primero para ustedes, aquello que no pierden de vista ni un segundo?
Que tenemos que vivir esto con calma, el núcleo es la música. Y mirar hacia delante siempre, no distraernos con determinadas cosas en el camino es fundamental para nosotros y lo tenemos siempre presente.

Tenemos que vivir esto con calma; el núcleo es la música¿A qué se refieren cuando dicen "determinadas cosas" que pueden distraerlos en el camino?
Hay una tentación siempre ahí que es la pereza, pensar que ya llegamos y ya subimos y quedarnos ahí.

¿No se refieren a algunos de los peligros de la fama, la fiesta, el mundo de la noche?
No, nosotros no tenemos ni vicios ni nada. Salimos poco de noche, no somos mucho de eso, somos gente muy tranquila. Por eso la tentación es dejar caer lo que hemos conseguido tan poco a poco.

Tienen veinte años, ¿ha sido poco a poco?
Llevamos tocando juntos toda la vida. Nos conocemos desde antes de ir al colegio, nuestros padres eran amigos, así que llevamos toda la vida juntos. Tuvimos una banda con la que tocamos mucho antes de grabar. Así que cuando llegamos ya llevábamos trabajando años. Y siempre con la misma ambición.

¿Qué ambición?
Encontrar el punto medio entre lo que a nosotros más nos encanta y lo que a la gente le gusta.

¿Qué es lo que más les gusta? Si pudieran prescindir de lo que a la gente le gusta, ¿qué música harían?
Bueno, en realidad haríamos lo que hacemos. Es muy honesta nuestra música, es lo que nos sale.

¿Pueden escuchar sus grabaciones o son de los que una vez grabado el disco ya son incapaces?
Somos de los que cada vez que estrenamos una canción es como si tuviéramos un nuevo juguete. Estamos dos o tres días sin parar de escucharnos en todos los equipos posibles, en el coche, en casa... Pero pasados esos primeros días ya no nos escuchamos. No podemos, empezamos a sacar pegas... Imposible. Ya luego se trata de disfrutarlas en directo y lo que intentamos es que cada concierto sea distinto.

La tentación es dejar caer lo que hemos conseguido tan poco a pocoLos directos siempre tienen un margen que no se controla, ¿no?
Sí, además si no se cambia se pierde la magia.

Se aburrirían...
Bueno, si Mick Jagger no se aburrió de cantar Satisfaction, no nos vamos a aburrir nosotros...

¿Sus referentes?
Tenemos una gran diversidad de influencias y eso se nota. En casa hemos escuchado desde niños músicas muy diferentes, y eso se nota.

¿Orgullosos en casa?
Sí, ahora sí y cada vez más. Cuando dices en casa que vas a ser músico pues hay miedo, es normal.

¿Sienten que contribuyen a dar una imagen mejor, como ya han hecho y hacen otros artistas, de su país (Colombia)?
Sí, estamos muy orgullosos de contribuir, porque Colombia puede ser otra cosa que no sea droga y violencia.

Pero aún queda...
Queda mucho por cambiar en Colombia. Lo bueno es que estamos de subida.

Si Mick Jagger no se aburrió de cantar 'Satisfaction', no nos vamos a aburrir nosotros...Así suenan sus canciones: a subida, buen rollo...
Sí, cantamos al amor, y también al desamor, al amor y sus efectos secundarios. Somos cuatro jóvenes de 20 años y lo narramos a nuestra manera.

¿Molesta la fama a la hora de ligar?
No hemos sentido eso, pero quizá porque somos muy malos para salir ed fiesta y en nuestro ambiente no vivimos eso, claro.

¿Cómo se ven dentro de 40 años?
En realidad es algo que luego llega pronto, uno cree que tardará, pero no. Nuestra meta es llegar a los 40 cantando otras cosas que no sean amor y desamor, haber tenido vivencias y experiencias para poder hablar de otras cosas.

¿Por dónde no pasarían?, ¿cuál es su frontera?
Nuestra frontera está en cualquier cosa que pase por no ser conocidos por nuestra música. En nuestras redes vemos que a la gente le importamos por cómo cantamos no por cómo parecemos.