El presunto autor de la muerte de un universitario de Valencia que intervino en una discusión entre novios quedó en libertad, aunque su situación podría variar tras el fallecimiento del joven. 

El fallecido trató de impedir una agresión y murió de un golpe. La pequeña localidad de Benicull del Xúquer, en La Ribera Baixa, está de luto. Ayer, sus 940 habitantes despidieron a Daniel Oliver Llorente, un joven de la localidad que falleció el martes, tras pasar seis días en el Clínico.

Los hechos sucedieron hace ocho días en Valencia, cuando Daniel vio cómo un joven supuestamente acosaba a una chica, que resultó ser la novia de este hombre. Entonces, el imputado, David M. G., que el miércoles seguía libre, presuntamente le propinó un golpe que le hizo caer al suelo inconsciente. Ya no despertó.

El supuesto agresor, según el consistorio de Benicull, es del Marítimo. «Ha muerto por ser como era», se lamentaban desde su localidad natal. La magistrada está pendiente de la autopsia para decidir si ordena detener al sospechoso.