Hasta el domingo en la feria de muestras. Cerca de 250 empresas de Europa y América enseñan los últimos avances en el aprovechamiento de la biomasa para generar energía; es decir, convertir en combustible los residuos agrícolas, forestales y domésticos. Los carburantes producidos a partir de biomasa aumentan un 90% la reducción de emisiones perjudiciales a la atmósfera, según se explicó ayer en Valladolid en un congreso paralelo a la feria.