BIO Tiene 43 años y ocupa el cargo de ministra de Rafael Correa desde enero de 2007.

La ministra ecuatoriana de Exteriores, María Fernanda Espinosa, estuvo ayer en Barcelona para reunirse con representantes del Gobierno catalán y tratar el caso de la menor agredida el pasado 7 de octubre en el tren de cercanías, y contestó a las preguntas de 20 minutos.

La Fiscalía pidió ayer la detención del agresor. ¿Lo hace a tiempo?

Era realmente lo que había que hacer. Lo que decidió el juez anteriormente de dejarlo en libertad era erróneo. Espero que arresten al agresor lo antes posible.

¿Qué ha venido a solucionar a Barcelona?

He venido porque me lo pidió expresamente el presidente de Ecuador, Rafael Correa. Me he reunido con representantes del Gobierno de Cataluña, en concreto con los encargados de Inmigración y con el Instituto de la Mujer. También he hablado con los abogados que hemos contratado para que defiendan a la víctima.

Hemos contratado abogados para que defiendan a la víctima

¿Se sienten apoyados por el Gobierno español?

Nuestro interlocutor ha sido el Ministerio de Exteriores, que en todo momento nos ha ofrecido su ayuda. A Barcelona nos ha acompañado la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez.

¿Puede explicar por qué han elevado este incidente a asunto de Estado?

Todo acto de racismo debe ser sancionado con todo el rigor de la ley. Queremos que tenga poder ejemplificador.

¿Cómo se encuentra la chica de 16 años agredida?

Está asustada, conmocionada por lo sucedido. La está ayudando un psicólogo.

EL AGRESOR, DE CAÑAS

Sergi Martín, el agresor de la joven ecuatoriana en el metro de Barcelona, sigue siendo el centro de atención de todos los medios de comunicación, algo con lo que se muestra eufórico. Así, a la misma hora que el ministro de Justicia anunciaba su arresto, él se tomaba una cañas con sus amigos cerca de su vivienda. Estaba a la espera de la orden del juez para su detención, pero para cuando ha llegado la petición de la fiscal , el juzgado estaba cerrado.

La difusión del vídeo de la agresión ha llevado a un cambio radical del caso en 24 horas. La familia está muy nerviosa y creen que ha sido un error judicial inexplicable. También ha sido necesario el testimonio que la menor ha hecho a una emisora sudamericana, relato que no declaró a la juez que, sin parte de lesiones , dejó en libertad a Sergi Martí. Ahora podrían imputarle por trato vejatorio y lesiones si así lo demuestra un parte médico, junto al estrés postraumático.