Milagrosa Martínez declara en el juicio de Fitur
La exconsellera y expresidenta de Les Corts, durante su declaración en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). JUAN CARLOS CÁRDENAS / EFE

La Perla a la que se referían los cabecillas de la trama Gürtel y a la que obsequiaron con varios regalos a cambio de contrataciones de la Feria de Turismo Fitur sí era el apelativo de la exconsellera de Turismo y expresidenta de Les Corts Valencianes, Milagrosa Martínez, pese a que ella lo ha negado en numerosas ocasiones. Así, lo da por probado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en su sentencia sobre la pieza 3 del caso Gürtel, en la que subraya que la exidirigente 'popular' era conocida con ese sobrenombre "con carácter general".

El tribunal dedica en una sentencia -la primera sobre Gürtel- un apartado de la resolución a analizar los regalos que efectuó la trama a varios cargos de la Administración pública valenciana para ganarse el favor y ser adjudicatarios de los contratos de Fitur.

Según el TSJCV, la organización del grupo Correa y, en particular, la rama valenciana de la misma ofrecían regalos al personal y responsables de las instituciones y entidades con las que se relacionaban en sus actividades, entre ellas, con la Agencia Valenciana de Turismo (AVT). En concreto, se intervinieron varios listados y archivos Excel en los que constaban como destinatarios de regalos Martínez, la exconsellera de Turismo Angélica Such -absuelta-, Rafael Betoret -exjefe de gabinete de Martínez- Isaac Vidal -ex jefe del área de Mercados y Comunicación de la AVT- y Ana Grau -excoordinadora de ferias en la Agencia- durante varios años.

En el caso de Milagrosa Martínez, se recoge que en las fiestas navideñas de 2005, los cabecillas Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, puestos de común acuerdo, y para ganarse el trato de favor de la exconsellera, le regalaron un reloj de la marca Hublot por importe de 2.400 euros que Correa adquirió en una joyería de Madrid.

En relación con este presente, el tribunal también se fija en una conversación telefónica intervenida entre los cabecillas Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes' y Cándido Herrero en el año 2009. En la misma el primero manifiesta al segundo la intención de comprar un reloj a la consellera de Turismo "de ahora" -en referencia a Such- manifestando que se lo compró a la anterior -Martínez-. "La Perla", a la que asiente Herrero "vale, vale".

"No dudó" el cometer el delito

El tribunal recuerda que el artículo 419 del Código Penal sanciona al funcionario público que, en provecho propio o de un tercero, solicita o recibe, por sí o por persona interpuesta, dádiva o presente, o acepta el ofrecimiento o promesa para realizar en el ejercicio de su cargo una acción u omisión constitutivas de delito.

Al respecto, el TSJCV señala que Martínez, presidenta de la AVT, por razón de su cargo de consellera, en definitiva, última responsable de la concesión de contratos, percibió un regalo tanto en consideración a su actuación previa como sustancialmente con objeto de que continuara manteniendo idéntica actitud en las siguientes ediciones de Fitur, "como de hecho ocurre", "no dudándose para ello en incurrir en delito".

Es "cierto" -agrega- que Martínez aparece en última instancia, existiendo un equipo técnico que se encarga de elaborar las condiciones y materializar los trámites en la Conselleria, pero la jurisprudencia advierte de que no es necesario que el funcionario que recibe la dádiva sea el encargado material del acto sobre el que actúa el cohecho, "bastando que el mismo se vea facilitado por la acción del funcionario receptor que solicita la dádiva".

'La Perla'

En relación con el apelativo de La Perla, el tribunal indica que de la conversación entre Pérez y Herrero se desprende que Martínez era conocida con el sobrenombre de La Perla, "con carácter general", y como así se desprende también de los medios de comunicación.

Respecto a Rafael Betoret, el exjefe de gabinete de Martínez, durante los años 2006 y 2007 recibió regalos consistentes en diversas prendas de vestir que le fueron entregados en consideración al cargo público que ejercía. Por este motivo ya fue condenado a pagar una multa de 9.600 euros por un delito continuado de cohecho pasivo impropio. Otros dos acusados por estos hechos, el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el expresidente del PPCV Ricardo Costa, resultaron absueltos tras ser juzgados ante un jurado popular.

Consulta aquí más noticias de Valencia.