Según ha informado USO en una nota de prensa, la consecuencia directa es que el Consell de Mallorca, que hasta ahora asume las nóminas de los 27 trabajadores, pasará a asumir la de seis.

El resto de personal irá a costes indirectos de la empresa, por lo que será la empresa adjudicataria la que se encargará de subcontratar al personal necesario para determinados trabajos.

"Este pliego obligará a la nueva empresa a que subrogue a los 27 trabajadores y conforme pasen los meses se presume que la empresa tendrá que hacer ajustes quitándose personal de encima hasta quedarse con menos operarios", ha lamentado USO.

Las personas que hasta ahora prestan servicios en el departamento de Conservación de Carreteras de Ponent-Llevant se dedican al mantenimiento integral, que incluye jardinería, alumbrados de las autopistas, obra civil y señalización.

Además, son los encargados de tapar baches, reparar señales, mantener los guardarraíles o asfaltar vías con un servicio de 24 horas de lunes a domingo.

Desde el sindicato ha señalado que esta "especie de despidos o de ERE encubierto" se traducirá en pérdida de seguridad porque "menor servicio de mantenimiento repercute directamente en la seguridad de los usuarios".