El 65 Zinemaldia y la Filmoteca Española le dedican un ciclo de cine al director Joseph Losey

  • El cineasta estadounidense tuvo que emigrar a Inglaterra con motivo de su ideología política de izquierdas, que plasmó en sus primeras películas.
  • Con el paso de los años se convirtió en una figura clave del cine de autor europeo.
  • Dirigió películas como El sirviente, Accidente y El mensajero.
La Filmoteca Doré, en pleno centro de Madrid.
La Filmoteca Doré, en pleno centro de Madrid.
Archivo

La 65 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará del 22 al 30 de septiembre, y la Filmoteca Española, dedicarán una retrospectiva al director Joseph Losey, estadounidense establecido en Inglaterra.

En un comunicado, fuentes del certamen han destacado que Losey representó en los años sesenta "la máxima expresión del denominado cine de autor" con obras como El sirviente (1963), Rey y patria (1964), Accidente (1967) y El mensajero (1971). Todas, menos la segunda, fueron escritas por el dramaturgo Harold Pinter.

Las mismas fuentes han recordado que, "antes de convertirse en una figura preeminente del cine de autor europeo", este cineasta vivió "la compleja situación que afectó a tantos represaliados en la caza de brujas emprendida en Hollywood a partir de 1947".

Nacido en La Crosse, Wisconsin, en 1909 Losey orientó sus pasos hacia el periodismo escrito y radiofónico, para pasar después al medio teatral. Su abierta orientación de izquierdas le llevó a poner en pie montajes de obras de Bertolt Brecht y a residir una temporada en la antigua Unión Soviética para estudiar nuevos conceptos teatrales.

A finales de los treinta empezó a dirigir cortometrajes en el seno de la Metro Goldwyn Mayer y debutó en formato largo en 1948 con El niño de los cabellos verdes, una alegoría contra las guerras, los totalitarismos y la intransigencia ante la diferencia, producida por la ya extinta Radio Keith Orpheum (RKO).

Objetivo de la caza de brujas de Hollywood

Losey pudo realizar varias películas de cine negro de bajo coste y con un indisimulado componente social, entre ellas El forajido (1950), El merodeador (1951) y La larga noche (1951), las tres escritas por guionistas represaliados por el Comité de Actividades Antiamericanas, entre ellos Daniel Mainwaring, Dalton Trumbo y Ring Lardner Jr. Sin embargo, aunque incluso realizó un remake de M de Fritz Lang en 1951, su nombre apareció en las listas negras debido a la orientación de sus primeros filmes y fue acusado de pertenecer al Partido Comunista norteamericano.

Cuando fue llamado a declarar se encontraba en Italia rodando Embarco a medianoche (1952) y decidió no regresar a Estados Unidos e instalarse en Inglaterra. Tras estrenar este filme bajo el seudónimo de Andrea Forzano, los dos primeros que realizó en su país de adopción no llevaron su nombre por cuestiones sindicales.

Se trata de El tigre dormido (1954), primera colaboración con uno de sus actores fetiche, Dirk Bogarde, que aparece acreditada a Victor Hanbury, e Intimidad con un extraño (1956), que la firma como Joseph Walton.

Losey también trabajó para la productora de cine fantástico Hammer Film y empezó Lo desconocido (1956), de cuyo rodaje sería apartado y substituido por Leslie Norman, y dirigió después Estos son los condenados (1962); ambas son las únicas incursiones de Losey en los dominios de la ciencia ficción.

Integración en la gran industria cinematográfica británica

Tuvo un amago de integración en la gran industria cinematográfica británica con La gitana y el caballero (1958), pero su obra alcanzó "un notable interés", según relatan desde el Festival, a partir del filme de intrigaLa clave del enigma (1959) y del drama carcelarioEl criminal (1961), en el que inicia su colaboración con el otro actor con el que mejor se entendería, Stanley Baker.

Hasta mediados de los setenta, Losey combina películas muy personales en las que reflexiona sobre las relaciones de poder entre hombres e instituciones a partir de una puesta en escena repleta de símbolos, como en El sirviente, con títulos de apariencia comercial como Eva (1962), adaptación de una novela de James Hadley Chase, protagonizada por Jeanne Moreau.

Posteriormente Losey realizó obras abstractas como Caza humana (1970), en la que narra la huida de dos presos perseguidos por un misterioso helicóptero -el guion está escrito por el actor Robert Shaw, protagonista junto a Malcolm McDowell, y el filme compitió en San Sebastián- y El otro señor Klein (1976), con Alain Delon en el papel de un hombre sin principios durante la ocupación nazi en Francia que es acusado de ser judío.

Asimismo, el cineasta firma películas de acento político como El asesinato de Trotsky (1972) y Las rutas del sur (1978), continuación de La guerra ha terminado (1966) del prestigioso cineasta francés Alain Resnais. Losey volvió a Brecht muchos años después con una adaptación al cine de 'Galileo' (1974) (inspirada en Vida de Galileo) y realizó en Francia La trucha (1982). Su última película fue Los baños turcos (1985).

Desde el Zinemaldia han subrayado que la relación de Losey con el Festival de San Sebastián "resultó siempre complicada a causa del régimen franquista". Tras su proyección en San Sebastián, la retrospectiva se programará en la Filmoteca Española, en los Cine Doré de Madrid, en octubre y noviembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento