Piso en alquiler
Un piso con el cartel de "Se Alquila" en su fachada. CH. LIZARRALDE

Poner una casa en alquiler permite rentabilizar la inversión de la compra, amortizar los costes que supone ser propietario y sacar algo de dinero extra al mes. Si tenemos esa posibilidad la primera vez que lo hagamos nos asaltará una pregunta fundamental: ¿a qué precio la alquilo? No es tarea fácil. En cualquier caso, debemos tener claro que el mercado pone sus limites y que el precio por el que optemos también puede determinar qué inquilino tendremos.

“Aunque los principales factores que determinan el valor de un alojamiento son su situación, la ubicación y los metros, existen otros parámetros menos objetivos que deben tenerse en cuenta a la hora de estipular el precio”. Lo explica Joaquín Mencía, CEO de Uniplaces en España. Esta empresa dedicada a la reserva de alojamiento para estudiantes explica las claves que pueden determinar el valor de nuestro piso en alquiler.

La zona
Es uno de los factores más determinantes para marcar un precio. La zona donde se encuentra la vivienda supone, aproximadamente, un 40% del valor del alquiler. Por norma general, las viviendas céntricas suelen ser más caras que el resto. Muchos inquilinos prefieren la comodidad que da vivir en el centro de las ciudades frente a otros detalles como el estado de la vivienda. No obstante, dentro de un mismo barrio o distrito pueden darse muchas diferencia de precio, "por eso lo primero que debe hacer un propietario es informarse sobre cuánto cuesta alquilar una vivienda de similares características a la suya en su misma zona para hacerse una idea del precio medio", concluyen.

Los m2 de superficie
Los metros de la vivienda también son importantes a la hora de fijar el alquiler dado que se calcula que, aproximadamente, el 30% del precio puede corresponder al espacio del que dispone el inmueble. Si la vivienda que piensas alquilar está por encima de la media del barrio, tu piso costará más ya que los precios de alquiler habitualmente se fijan por los metros cuadrados y los metros útiles de los que dispone.

Hay parámetros menos objetivos a tener en cuenta a la hora de marcar el precioEl estado del piso
El estado de la vivienda puede hacer que tengas que rebajar o subir el precio. Por ejemplo, si has actualizado tu inmueble deberás reflejarlo en el precio, incrementándolo en torno a un 10%. Esto también se aplica si has renovado las instalaciones como el agua, el suelo o las paredes. Por el contrario, si tu vivienda se encuentra en peores condiciones que las del resto que se alquilan por tu zona, tendrás que rebajar el precio, entre un 3% y un 5% como mínimo.

Exterior o interior
Habitualmente, las viviendas exteriores se pagan más caras que las interiores. A la hora de fijar el precio del alquiler también debes tener en cuenta la planta en la que se encuentra la vivienda, si se trata de un edificio, y las vistas. De media, se calcula que un ático cuesta un 10% más que el resto de viviendas del mismo bloque.

Y los extra
Servicios extra de la vivienda como, por ejemplo, ascensor, portero, piscina o el garaje suponen un valor añadido por lo que el alquiler de tu inmueble puede crecer en torno a un 5% o 10%.

Demanda de inquilinos
Que el barrio donde se encuentra la vivienda sea de los más demandados también influye al alza en el precio. Aun si la vivienda no dispone de grandes comodidades o extra, una elevada demanda permite a los propietarios alquilar a precios un poco más elevados.

Alquilar rápido
Por el contrario, si lo que quieres es alquilar rápido tu inmueble lo más recomendable es que bajes un poco el precio y que éste se encuentre por debajo de la media. Así llamarás la atención de los potenciales inquilinos. Siete consejos para alquilar un piso por Internet lo más rápido posible.