Pedro Pozas: "Es indecente que un Real Decreto permita sacrificar una especie en peligro"

El Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio, Pedro Pozas.
El Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio, Pedro Pozas.
PEDRO POZAS

La Comisión de Peticiones de la Unión Europea, ha aceptado la denuncia que han presentado desde Proyecto Gran Simio en relación al Real  Decreto 1333/2006 que regula el destino de los especímenes decomisados de las especies amenazadas.

El naturalista Pedro Pozas, Director Ejecutivo de Proyecto Gran Simio, lleva desde el año 1999 tratando de que los grandes primates sean considerados homínidos y luchando por la conservación y protección de todas las especies y, en particular, de las especies en peligro de extinción. Él firmó la denuncia que presentaron ante la Comisión de Peticiones buscando una ley que proteja de verdad a las especies amenazadas y no las considere "una simple mercancía".

¿Por qué denunciáis el Real Decreto 1333/2006?

Denunciamos ante el Parlamento Europeo este decreto por el apartado cuarto del artículo ocho que dice que “en el caso de que sea imposible o inadecuada la reintroducción del espécimen al medio silvestre (…) su cesión para su mantenimiento en cautividad o su donación para fines de investigación o los especímenes padecieran de una enfermedad incurable, crónica o infecciosa, podrá aplicarse la eutanasia”, es decir, se les podrá sacrificar.

Es ese artículo se está dando la posibilidad de que si se incauta un animal y no se encuentra un centro donde poder depositarlo, se podría llegar a sacrificarlo, lo que está totalmente en contra del Convenio CITES, que es el convenio de protección de especímenes de especies en peligro de extinción. Es totalmente incoherente que exista un Real Decreto que permita que se incaute un animal protegido y, a la vez, que ese animal se pueda sacrificar cuando son especies que están en peligro de extinción y tienen que ser totalmente protegidas.

¿Cómo fue el proceso de denuncia?

Lo denunciamos en el año 2006 ante la Comisión de Peticiones, y nos mandaron una carta diciendo que estaba aceptada pero que se tenía que estudiar. Ahora nos han remitido la notificación confirmando que la petición presentada por Proyecto Gran Simio será investigada y que sí es un caso que repercute a la Unión Europea así que están pidiendo explicaciones a España para ver qué hacen con los especímenes afectados por el CITES.

Lógicamente un Real Decreto elaborado para la protección de los animales en peligro de extinción no puede permitir que se les pueda sacrifique. Y creo que la Unión Europea va a entender que este artículo deba ser derogado o que el decreto deba ser derogado entero para formular otro Real Decreto acorde con los objetivos de la UE.

¿Con qué otros aspectos del Real Decreto discrepáis?

También estamos en contra de que todo lo que tenga que ver con la protección de animales en peligro de extinción o del convenio CITES dependa del Ministerio de Economía ya que tan solo se considera a estos animales como objetos comerciales. Lo lógico sería que dependieran del Ministerio de Medio Ambiente.

¿Por no depende directamente del Ministerio de Medio Ambiente?

Eso no lo sabemos pero sus intereses habrá. Lo que está claro es que en Medio Ambiente hay biólogos y técnicos especializados que son los que deberían ocuparse de todas las especies en peligro de extinción como se están ocupando de las especies en peligro de extinción nacionales. Desde mi punto de vista se les está dando un valor económico a estas especies porque en caso de tráfico con especímenes protegidos solo se está aplicado la ley de contrabando y quién pone ese valor a las especies.

¿Hay algún otro aspecto con el que no estáis de acuerdo?

Sí, en ese mismo Real Decreto se establece que se podrán crear Centro de Rescate propios o establecer convenios de colaboraciones o concertaciones con zoológicos o centros privados. Desgraciadamente, el Estado tiene que concertar los rescates con centros privados o zoológicos y si yo a un zoológico le estoy llevando veinte, treinta o cuarenta animales intervenidas, a ver con qué criterio voy a denunciarles si están en malas condiciones o si están incumpliendo alguna ley.

¿Por qué no se crea el Centro Estatal de Rescate?

No se crea por el coste que conlleva. Es más fácil hacer un convenio de colaboración con un zoológico o con un centro privado en el que les dan una cierta cantidad para mantener los animales y así se evitan hacer un Centro de Rescate y de pagar un personal.

¿Cómo se podría mejorar el convenio CITES?

Para empezar, existen numerosos documentos CITES dependiendo de cada país. Los convenios no son iguales por lo que es muy fácil la falsificación de los papeles y es muy difícil controlar el movimiento de los animales. Nosotros decimos que, por lo menos con los grandes simios, se podría efectuar un CITES que no pueda ser falsificado, porque se ha descubierto, y ya os lo adelanto, que los grandes simios tienen huellas dactilares que son totalmente diferentes de un ejemplar a otro, igual que pasa con los humanos. Así, cada gran simio que estuviera con CITES estaría más controlado, sería perfectamente identificable y se evitaría el tráfico de grandes simios que se produce sobre todo desde Asia.

Con los animales a los que no se les pude tomar la huella dactilar, habría que desarrollar algún CITES especial o documentos unificados que sean difíciles de falsificar, porque ahora mismo son simples papeles que se pueden falsificar incluso con una fotocopia.

¿Cuál sería el destino apropiado para los especímenes decomisados de las especies amenazadas?

El espécimen decomisado, sea de la especie que sea, debería ser devuelto a su país de procedencia y las autoridades de dicho país deberían ser las responsables de devolverle a su hábitat. Eso sería el ideal pero no se hace porque es muy caro y porque no hay acuerdos. Entonces, el único destino que se le pude dar es que los Estados tengan sus propios Centros de Rescate en condiciones estupendas, evitando la reproducción porque si tú tienes animales en peligro de extinción no los puedes intentar reproducir porque generaría más problemas de mantenimiento. Los zoológicos, por ejemplo, dicen que son la salvaguarda de las especies protegidas pero todos los animales que están en los zoológicos son verdaderos cromos, no son ya ni siquiera animales. Donde hay que proteger de verdad y donde hay que poner todo el esfuerzo posible es en la protección de los ecosistemas, en las propias poblaciones libres de todas las especies.

Hace poco, un estudio publicado en la revista Science Advances aseguraba que el 60% de las especies de primates se encuentran amenazadas ¿cuáles son los peligros a los que se enfrentan estas especies?

El principal peligro es la destrucción de su hábitat. Las compañías madereras y las grandes multinacionales siguen robando recursos naturales a los países más pobres que además, generalmente, suelen ser corruptos por lo que facilitan la entrada de esas multinacionales para arrasar la selva. No solo acaban con los grandes simios sino que acaban también se encargan del asesinato y la expulsión de los pueblos indígenas de los lugares de explotación maderera.

En Borneo y Sumatra, en Indonesia, se está acabando con los orangutanes destruyendo sus selvas para plantar monocultivos, como el de palma de aceite que se utiliza principalmente para biodiesel. Su consumo está impulsado por la UE, EE UU y Brasil para crear un combustible ecológico pero que, para Proyecto Gran Simio, es un crimen contra la humanidad. Por esto, posiblemente en siete años habrán desaparecido todos los orangutanes.

Los bonobos, que solo viven en una pequeña zona de la República Democrática del Congo, también están desapareciendo y con los gorilas pasa exactamente lo mismo. La situación es caótica y todo es por la destrucción de las selvas tropicales.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento