Airbnb
Portada de la web de Airbnb. AIRBNB

El ayuntamiento de Ámsterdam ha impuesto una multa de 297.000 euros a un propietario que alquilaba varias viviendas a través del portal AirBnB y a la agencia que facilitaba los trámites por violar las normas que restringen esta práctica en la ciudad.

"Esto es el prototipo de un hotel ilegal", dijo a este medio el concejal de Vivienda de Ámsterdam, Laurens Ivens, quien explicó que el propietario tendrá que pagar 13.500 euros por cada uno de los once pisos que estaban en alquiler en un edificio en el centro de la capital.

La misma cantidad deberá abonar la agencia Iam B&B que se ocupaba de los trámites para recibir a los usuarios que alquilaban los pisos y entregarles las llaves.

La multa es el fruto de una investigación abierta después de que los vecinos del inmueble se quejasen al sospechar de esta actividad que permitió a las autoridades a descubrir que las viviendas se alquilaban en AirBnB por encima de lo permitido por las leyes municipales, que limitan a 60 días por año y a cuatro ocupantes por apartamento los alquileres en esta plataforma.

La sanción es la más alta impuesta en la ciudad desde que las normas entraron en vigor, y de acuerdo con el consistorio es una "señal" en particular para las agencias que colaboran con los propietarios en esta actividad.

"En la práctica, colaboran regularmente con hoteles ilegales. Si saben que estas casas están frecuentemente en alquiler o que hay más de cuatro turistas en ellas, las agencias también son responsables", dijo Ivens a la prensa holandesa.