El recinte de Can Batlló.
El recinte de Can Batlló, al districte de Sants-Montjuïc, s’habilita per convertir-se en un parc d’habitatges socials. TARAY CUARTIELLA / ACN

El Ajuntament de Barcelona ha desencallado la rehabilitación del recinto de Can Batlló, al que tiene previsto destinar 64 millones de euros durante este mandato con el objetivo de que la antigua fábrica "no acabe en el olvido y en la destrucción", según ha destacado la alcaldesa Ada Colau.

Entre los proyectos que se planifican, destaca la creación de Coòpolis, una cooperativa para fomentar la economía social; la construcción de más de 1.400 viviendas (500 de ellas de protección oficial); la apertura de nuevas zonas verdes; la construcción de la nueva Escola de Mitjans Audiovisuals (EMAV) y también diversos equipamientos para el barrio.

Para tirar adelante esta reforma, el Ajuntament está tramitando la modificación del Pla general metropolità en una superficie de 139.200 metros cuadrados, que también incluyen la antigua estación ferroviaria de Magòria.

Colau ha destacado que algunos proyectos empezarán y terminarán en este mandato, mientras que otros se acabarán en posteriores, con una inversión total necesaria en el antiguo recinto fabril que ha cifrado en unos 150 millones de euros para equipamientos y urbanización.

Colau ha recordado que el Ayuntamiento adquirió a la Generalitat con el acuerdo del Metro en la Zona Franca dos naves del recinto -los bloques 2 y 4- y cinco solares del ámbito contiguo de la antigua estación ferroviaria de Magòria, y ha resaltado que el espacio se convertirá en un "importantísimo polo de equipamientos de todo tipo, incluidos de educación, deporte, economía social y cooperativa, cultura y vivienda".

Viviendas

La cooperativa La Borda construirá 28 viviendas en régimen cooperativo, y recientemente se han entregado 33 pisos promovidos por la cooperativa de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb), ha explicado la alcaldesa, que ha recordado que su Gobierno municipal apuesta por "formas cooperativas" también en el ámbito de vivienda.

El bloque 4 albergará el proyecto Coópolis de promoción integral de la economía social y cooperativa, lo que requerirá una inversión de cinco millones en rehabilitación, con el objetivo de que esté "plenamente operativo" en 2019, aunque antes se habilitará una oficina de 400 metros cuadrados en el mismo recinto para impulsar y dinamizar el futuro proyecto, promovido por el consistorio, el sector y los vecinos.

El Ayuntamiento estudia ubicar el Archivo Municipal en el recintoQueda pendiente definir los usos de la nave central o bloque 8 -el único catalogado como Bien Cultural de Interés Local-, y Colau ha explicado que el Ayuntamiento estudia ubicar el Archivo Municipal -ahora distribuido en diversos lugares-, vinculado también al Archivo Fotográfico, para crear un espacio cultural "abierto y vecinal".

El bloque 7 acogerá la Escola de Mitjans Audiovisuals (Emav), ahora ubicada en la Via Laietana, que se trasladará para poder aumentar su espacio y alumnos -pasando de 425 a unos 600-, a lo que se destinarán 12,9 millones de euros, con unas obras que empezarán entre finales de febrero y principios de marzo con la previsión de que se inaugure a finales de 2018.

Las masías Pelleria y Can Bruixa -dentro del recinto- se preservarán y se definirán sus usos; el bloque 19 albergará parte del programa de una escuela -previsto inicialmente en el bloque 9- y un centro de limpieza en el subsuelo para el barrio y el parque, y en las zonas verdes se mantendrán algunos elementos de diversos bloques existentes pero se eliminarán otros.

En el espacio de la Magòria pretenden recuperar el antiguo campo de fútbol, algo que cuenta con el "suficiente consenso entre las entidades deportivas", según Pérez, que ha dicho que deben terminar de concretar los usos del espacio, que incluirá equipamientos deportivos y otros, además del casal y el CAP ya existentes.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.