Polémica por sus declaraciones sobre el cambio climático. El escepticismo de Rajoy sobre las consecuencias del cambio climático ha debido fraguarse en su imaginario político muy recientemente, porque en su haber tiene ni más ni menos que la firma, en nombre de la Unión Europea, del Protocolo de Kioto.

El Protocolo dio el primer paso para iniciar una batalla global contra el cambio climático

En la fecha en que se rubricó el histórico acuerdo, España ostentaba la presidencia de la UE y el presidente Aznar se encontraba ausente por motivos de agenda. Por eso, fue el entonces vicepresidente, Mariano Rajoy Brey, quien el 15 de mayo de 2002, firmó como presidente del Consejo Europeo el Protocolo que dio el primer paso para iniciar una batalla global contra una amenaza hasta entonces relativizada.

Ese relativismo sobre el cambio climático que ahora exhibe el líder del PP sólo le ha procurado una adhesión, la de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, y una avalancha de críticas. Partidos, sindicatos, organizaciones ecologistas y miembros del Gobierno arremetieron contra Rajoy.

La vicepresidenta De la Vega le criticó por tratar un problema tan grave "como en una tertulia de café", y el propio presidente Zapatero se sintió en la obligación de enfatizar el compromiso decidido de España en la lucha contra el calentamiento global.

El mayor riesgo es para España

El ex vicepresidente de EE UU y reciente premio Nobel de la Paz, Al Gore, aseguró ayer en una conferencia en Barcelona que "España corre más peligro que cualquier otra nación europea por el cambio climático".

Tras las polémicas palabras de Mariano Rajoy, el ex mandatario estadounidense indicó que pese a la gravedad del fenómeno medioambiental "ve bastantes escépticos en España". Tras abandonar nuestro país, Al Gore prosiguió ayer su gira europea con una visita a Alemania, donde se reunió con la canciller Angela Merkel.