Berenguer Jordi Moya juzgado
Berenguer Jordi Moya es juzgado en la Audiencia Nacional por sendos delitos de enaltecimiento del terrorismo e incitación al odio en las redes sociales. EFE / Emilio Naranjo

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel a un joven de 21 años por un delito de odio y otro de enaltecimiento del terrorismo por incitar desde su cuenta de Twitter al asesinato machista de mujeres y a la comisión de un atentado yihadista en la Puerta del Sol de Madrid.

La Sección cuarta de lo penal —Ángela Murillo, Teresa Palacios y Juan Francisco Martel— asegura en su sentencia que el intento de justificar estos tuits por parte del acusado, Berenguer Jordi Moya, nacido en Barcelona, "dejaron al Tribunal perplejo y demudado".

En su declaración en el juicio, celebrado el pasado 24 de enero, Moya alegó que su intención con estos comentarios era llamar la atención sobre la problemática de la violencia de género a modo de "experimento sociológico" al percibir que este fenómeno solo tenía repercusión en Twitter.

Esos comentarios —"53 asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parecen con la de putas que hay sueltas", "Marta del Castillo era feminista y se tiró al río porque las mujeres se mojan por la igualdad" o "A mí me gusta follar contra la encimera y los fogones, porque pongo a la mujer en su sitio por parte doble"— formaban parte de ese experimento enfocado "en plan broma o humor negro", pero se le fue de las manos por su ignorancia, según dijo.

Esta explicación, indica la sentencia, es "imposible" de sostener "y menos aún" "cuando lo que revelan es todo menos una preocupación existente en la sociedad".  "Lo que denotan es justamente lo contrario al sentir general, que no broma ni humor negro tampoco, que de serlo, de sumo mal gusto. Lo que rezuman los contenidos de los tuits es la discriminación hacía la mujer", mantienen los magistrados.

Enaltecimiento del terrorismo

En cuanto a los tuits -"Ahora solo falta un atentado en Madrid, unos cuantos españoles muertos y un 2015 de puta madre" o "Ya tengo los explosivos preparados para esta noche liarla en Sol, Feliz Año, Alá es grande!"-, el acusado sostuvo que se refería a que todos sus amigos de Madrid "iban a estallar de felicidad" y que la Puerta del Sol es muy grande.

Sin embargo, estos comentarios que pretendió justificar "no constan que fueran acompañados de una explicación que los banalizase, con lo que al usuario de las redes lo que le llega es la alabanza a las masacres causadas por el terrorismo, justamente, a ciudadanos de una sociedad que ha sido su objetivo" y en fechas "de concurrencia multitudinaria en la calle", destaca la sentencia.

El acusado contaba con dos cuentas de esta red social en las que tenía unos 2.000 seguidores, pero una se la cerraron "seguramente por los contenidos", ha dicho, algo que vio "normal" porque a "mucha gente le ofenderían".

Berenguer, al que en principio no identificaron distintos cuerpos policiales, fue localizado a través de su novia y ya en Comisaría admitió ser la persona que había escrito esos comentarios en Twitter. La Policía había recibido previamente múltiples denuncias de ciudadanos, tanto a través del teléfono como por correo electrónico, contra el acusado, e incluso dos mujeres -una de Zamora y otra de Canarias- acudieron personalmente a dependencias policiales.