Playa de Tonel
La playa Tonel, en Sagres, Portugal (EFE).

Tres turistas ingleses y uno alemán murieron ahogados este lunes en en la playa de Tonel, en el Algarve portugués, cuando intentaban salvar a tres de sus hijos que eran arrastrados por la fuerte corriente, informó la gobernadora Civil de Faro, Isilda Gomes.

Las víctimas eran miembros de cuatro matrimonios, tres ingleses y uno alemán, que eran amigos y estaban de vacaciones en el sur de Portugal. Durante su estancia en dicha playa, sus cinco hijos, con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, estaban jugando en el agua, al lado de unas rocas. Tres de ellos se vieron arrastrados por la fuerte corriente, que además hacía remolinos, y sus padres salieron en su ayuda.

Tres de ellos murieron en el agua y uno en tierra como consecuencia de un paro cardíaco
Pese a la ayuda prestada por el resto de gente que estaba en la playa,
cuatro adultos perdieron la vida, dos hombres y dos mujeres. Tres de ellos murieron en el agua y uno, el germano, lo hizo en tierra como consecuencia de un paro cardíaco, indicó la gobernadora.

Los niños, finalmente, se salvaron, aunque dos de ellos, de 11 y 9 años, se han quedado huérfanos de padre y madre. Otros dos han perdido a su madre y uno, a su padre. Además, uno de los turistas ingleses se encuentra ingresado en el hospital de Portimao, pero fuera de peligro.

Ayuda psicológica

Ahora, los pequeños están recibiendo ayuda psicológica. Además, el Consulado británico ya ha contactado con la familia en inglaterra de los dos totalmente huérfanos, y una tía está camino del Algarve. Mientras, los dos hermanos están al cuidado de los amigos de sus padres que estaban con ellos de vacaciones.

La playa de Tonel, situada en la zona más atlántica del Algarve, no está vigilada por socorristas desde el pasado 30 de septiembre, fecha en que terminó la temporada de verano. Sin embargo, a la entrada en la playa puede leerse con claridad el aviso de que no hay socorristas. Según la gobernadora civil, es frecuentada por surfistas, ya que siempre hay muchas olas y es una playa más peligrosa que otras.