Según han explicado este jueves en un comunicado, se trata de los edificios número 2-4 y el número 6, que iban a ser puestos a disposición del adjudicatario para la gestión de locales comerciales.

Con esta iniciativa, que va en sintonía con el Ayuntamiento de Palma, la APB pretende promover la reordenación de esta zona, racionalizando sus usos y eliminando aquellas edificaciones que sean prescindibles para la actividad portuaria.

La desestimación de este proyecto permitirá el esponjamiento del contramoll-Mollet y dotar al puerto de zonas abiertas al ciudadano, acercándolo al modelo 'Puerto Ciudad' perseguido por muchas ciudades de referencia.