parque delicias
Una maqueta digital refleja cómo será el resultado del nuevo parque. 20 MINUTOS

El solar de 585 metros cuadrados que se encuentra en la confluencia de la calle Delicias y la calle Caspe tiene los días contados. Para esta misma semana se prevé el inicio allí de las obras para la construcción de un jardín colgante en tres alturas. El presidente de la asociación de vecinos de Delicias, José Luis Zúñiga, asegura que tiene el compromiso del Ayuntamiento .

Se trata de un proyecto que los vecinos del barrio venían persiguiendo desde hace ya seis años y que cuenta con un presupuesto de un millón de euros y un tiempo de ejecución de nueve meses.

El nuevo jardín que dispondrá de un espacio público, abierto 24 horas, en su planta calle contendrá un pequeño escenario para actuaciones y espectáculos en vivo y una cascada de agua.

En las plantas primera y tercera los ciudadanos podrán disfrutar de sendos miradores a la calle Delicias, que funcionarán como zonas de paso y de recreo.

Por su parte, la segunda planta estará dotada de un espacio de unos 70 m2 con bancos y vegetación. El semisótano se empleará como sede de la asociación de vecinos y oficina de comerciantes de la calle Delicias.

Un elemento de cohesión social

El nuevo jardín a tres alturas pretende ser no sólo un modo de embellecer la calle Delicias y alrededores, sino también un punto de reunión vecinal. «La calle Delicias es el esqueleto de este barrio y nosotros queremos que este jardín funcione también de elemento vertebrador», explica José Luis Zúñiga. La idea es hacer de la nueva construcción un icono de centralidad social, cultural y lúdica. Se trata de un proyecto único en la ciudad, tanto por su modernidad y funcionalidad como por su significado social.