La cofundadora y hasta ahora número tres de Podemos, Carolina Bescansa, ha asegurado este jueves sentirse parte de la "mayoría" de su partido que se declara "insumisa" ante el "choque de trenes" que protagonizan Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y del que no quiere formar parte "echando más carbón a la locomotora".

En declaraciones en el Congreso después de que este miércoles anunciara que renunciaba a formar parte de la Ejecutiva que sea elegida en Vistalegre II, Bescansa ha dicho que ha adoptado la decisión "más coherente" con el planteamiento que había mantenido en los últimos meses de intentar un acuerdo de mínimos que no ha sido posible. En su opinión, lo mejor es "ponerse a un lado" y ver cómo se puede ayudar después.

La cofundadora de la formación morada confía en que pueda seguir siendo secretaria general del grupo parlamentario de Unidos Podemos si así lo acuerda la nueva dirección del partido.

Tras alertar de que este "choque de trenes" perjudica al proyecto que, a su juicio, debe estar por encima "de todos los dirigentes" del partido, incluso de los fundadores como ella misma, ha explicado que nunca se le llegó a ofrecer un puesto concreto en la Ejecutiva, porque ese "no era el debate".

"No llegamos a hablar de puestos", ha insistido Bescansa, que tampoco cree que este sea el momento más difícil que ha vivido Podemos en su corta historia, aunque sí está viviendo una época decisiva en la que toca ser "responsables" y "cuerdos".

Bescansa y el responsable de Economía del partido, Nacho Álvarez, anunciaron que renuncian a formar parte de la Ejecutiva que sea elegida en la asamblea de Vistalegre II ante la falta de acuerdo entre las distintas familias de la organización.