Varios vecinos persiguieron ayer al mediodía a un tironero y propiciaron su detención en la plaza de la Santísima Faz, justo después de que intentara asaltar a una mujer.

El ladrón había intentado quitar el móvil a su víctima, en la plaza Virgen del Remedio, en el Casco Antiguo, pero al resistirse ella y no conseguirlo, le dio dos puñetazos en la cara y huyó a la carrera.

Algunos vecinos que habían visto la agresión salieron detrás suya y la persecución concluyó a espaldas del Ayuntamiento, donde agentes de la Policía Local detuvieron al tironero.