comida
Nuestros gustos podrían ser heredados.

Además de nuestra educación, nuestros genes desempeñan un papel fundamental en lo que a nuestros gustos alimenticios se refiere, según un grupo de investigadores británicos del Kings College de Londres, informa la BBC.

Para llegar a esta conclusión, los expertos compararon los hábitos dietéticos de más de 3.000 parejas de gemelas y mellizas con edades comprendidas entre los 18 y los 79 años.

Inculcar a los niños a lo que deben y lo que no deben comer podría ser más complicado de que se cree
Así, comparando a las parejas de hermanas idénticas con las no idénticas, descubrieron que las primeras, que tiene el mismo código genético, tendían mucho más a compartir los mismos patrones alimenticios, como el gusto por el café o el ajo, lo que
sugiere que estos gustos podrían ser heredados.

Para detectar sus preferencias dietéticas se usaron cinco grupos diferentes de alimentos, que incluían frutas y verduras, alcohol, carnes y patatas fritas y productos bajos en grasas. Los resultados, publicados en la revista Twin Research and Human Genetics, sugieren que entre el 41 y el 48% de la inclinación de una persona hacia uno de los grupos de alimentos se vio influida por la genética.

Según un psicólogo especializado en salud, esto significaría que, inculcar a los niños a lo que deben y lo que no deben comer, sería mucho más complicado de lo que se pudo pensar en un principio.