Somos el país desarrollado en el que más han subido los impuestos desde 1975, al menos según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés).

Aunque la situación política y económica de ese momento concreto de la historia de España tiene relación directa con esta evolución, es significativo que nuestro país esté por encima, incluso, de las primeras potencias mundiales como Estados Unidos, Alemania o Japón.

Holanda ha logrado reducir sus impuestos

Según los datos obtenidos por la institución, nuestros impuestos han crecido un 18.3% (PDF), lo que supone Mientras, en Italia llegan al 17.3%, en Turquía al 16.5% y en Portugal al 15.7%.

Hemos subido un 18.3%, seguidos de Italia, con un 17.3%

En el otro extremo de la balanza estarían Holanda, cuyos impuestos han disminuido un 1.7%, Alemania, donde sólo han crecido un 1.4%, o Canadá, con un 1.4%.

Los datos de este estudio se basan en el GDP ('Gross Domestic Product'), es decir, el valor total de los bienes y servicios producidos en un país en un año.