La Policía Nacional de Alicante ha detenido en Torrevieja a un ciudadano belga contra el que existe una reclamación internacional por su presunta implicación en las violaciones y agresiones sexuales que sufrieron sus hijos y otros menores en su país.

Jacques R. se había fugado de Bélgica y está acusado de haber cometido, entre 1982 y 1991, violaciones y agresiones sexuales con violencia o amenazas sobre menores de 10 a 16 años.

Las víctimas eran sus propios hijos o menores sobre los que ejercía la patria potestad o tutela. Un juzgado solicita una pena máxima de 20 años de prisión para él por estos delitos, en los que también estaría implicado su padre.

Las autoridades belgas habían advertido a la Policía española que era «extremadamente peligroso, violento, iba armado» y que está en tratamiento médico.