La Guardia Civil de Cádiz ha detenido a una persona en Chiclana como presunto autor de un delito de apropiación indebida, ya que supuestamente se apropió de unos 400.000 euros de un hombre de 71 años de edad y con sus facultades físicas mermadas del que consiguió que le firmara un poder notarial que le otorgaba capacidad ilimitada sobre sus bienes y patrimonio como resultado de la amistad que mantenían y por falsas promesas.

Los guardias civiles estiman que la cuantía de la apropiación de los bienes del anciano ascendería a más de 400.000 euros, llegando a vender un piso propiedad del anciano y provocando el embargo de la finca donde malvive en Chiclana, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Los hechos tuvieron lugar cuando los guardias civiles encargados del Plan Mayor de Seguridad supieron a través de distintas instituciones locales de que un hombre podría estar siendo víctima de algún tipo de estafa o acto delictivo ya que malvivía en una finca rural, sin agua ni puertas o ventanas, en un estado de total abandono y en unas pésimas condiciones higiénico sanitarias.

Se activó, por tanto, un protocolo de seguimiento del caso y se concluyó que, a pesar de que debería gozar de una posición económica desahogada debido a la pensión que percibe, malvivía en un estado total de abandono.

La vivienda carecía de puertas, ventanas, agua corriente y de elementos para calentarseLos guardias civiles verificaron la situación al visitar su domicilio, donde, según relataron los propios agentes, "se les cayó el alma a los pies", ya que la vivienda carecía de puertas, ventanas, agua corriente y de elementos para calentarse. A ello se suma que el anciano había sufrido varias amputaciones de dedos de los pies debido a una diabetes que no se trataba, no realizando ninguna comida preparada y subsistiendo a base de algunas latas de comida que le traía el ahora detenido, Agustín, la persona que le llevaba sus asuntos, tal y como relató a los guardias civiles, además de traerle algún dinero de su pensión, unos 50 euros cada mes.

Ante tal extremo, los agentes lo trasladaron en el vehículo oficial hasta el centro de salud Viamed de la localidad, donde, tras la primera exploración facultativa, quedó ingresado para su tratamiento y recuperación.

De manera inmediata se investigaron las circunstancias que le habrían llevado a esta situación y pidieron a los servicios sociales municipales la adjudicación de una plaza en una residencia para mayores donde pudiera estar mejor atendido.

Las primeras gestiones pusieron de manifiesto que hace más de diez años el anciano otorgó un poder notarial a Agustín, que le confería facultades ilimitadas para obrar sobre sus bienes, sin necesidad de darle explicaciones, lo que le había llevado a vender un piso en San Fernando, del cual el propietario no recibió un solo euro, a hipotecar la finca donde vivía por una cantidad que tampoco recibió. Además, dejó de hacer frente a los pagos de dicha hipoteca, por lo que la propiedad se encontraba embargada.

Los guardias civiles constataron que tal y como se ingresaba la pensión, unos 1.300 euros, este hombre la retiraba y dejaba unos euros para mantener activa la cuenta, cuya libreta y tarjeta asociada poseía y manejaba él. Por ejemplo, la Guardia Civil ha destacado que en diciembre, tras cobrar la paga extra, retiró 2.600 euros y al anciano le llevó unas latas de comida preparada y 150 euros, que según declaró la víctima era la cantidad más alta que le había proporcionado. Tras su recuperación, el anciano declaró como perjudicado y dejó de manifiesto "una evidente mala fe en la actuación de A.D.F".

Las actuaciones mercantiles como la venta del piso de San Fernando por casi 160.000 euros fueron determinantes para que se tomase declaración en calidad de detenido ante la titular del Juzgado Mixto nº 4 de los de Chiclana, autoridad judicial.

Para evitar este tipo de hechos, la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz ha subrayado el Plan Mayor Seguridad, por el que se les ofrecen a los colectivos de mayores, consejos e indicaciones que contribuyan a mejorar la seguridad de un colectivo tan sensible a acciones de este tipo, así como prevenir las principales amenazas detectadas para la seguridad de los mayores, fomentar la confianza en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, desarrollar conductas para la denuncia de situaciones y delitos de los que puedan ser víctimas y perfeccionar la respuesta policial en su actuación con las personas mayores, para lo que el teléfono 062, de la Guardia Civil se encuentra siempre disponible.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.