Diez adolescentes murieron causa de un incendio en un centro de rehabilitación de menores delincuentes en la sureña ciudad chilena de Puerto Montt, informaron fuentes policiales.

Las víctimas, de entre 14 y 17 años, murieron asfixiadas por el humo del incendio que ellos mismos provocaron tras amotinarse.

El problema es que habían bloqueado la entrada

La presidenta, Michelle Bachelet, dijo que lo sucedido es "una tragedia que enluta al país" e indicó que el ministro de Justicia, Carlos Maldonado, ya inició una investigación para "aclarar los hechos y determinar responsabilidades".

Otros dos jóvenes resultaron heridos, uno de ellos grave, y varios más con principio de asfixia, según informaron fuentes del hospital de Puerto Montt, al que fueron trasladados.

El fuego se inició hacia la medianoche y afectó al Centro de Rehabilitación "Tiempo de Crecer", dependiente del estatal Servicio Nacional de Menores (Sename).

Por las malas condiciones del recinto

Según Filomena Rebolledo, coordinadora del centro, los adolescentes se amotinaron en protesta por las malas condiciones del recinto y, pese a que ella dialogó con ellos por más de media hora, se negaron a deponer su actitud.

En declaraciones a Televisión Nacional, Rebolledo dijo que los jóvenes procedieron a quemar sus colchones tras bloquear con sillones de hierro los accesos a los dormitorios.

"El problema es que estos jóvenes bloquearon la entrada", afirmó.

Durante y después del incendio, numerosos familiares de los internos se congregaron en las afueras del recinto en demanda de alguna información sobre el estado de sus hijos y parientes.