El Estado registró en los nueve primeros meses del año un superávit en contabilidad nacional de 12.857 millones de euros, una cifra que equivale al 1,22 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y que supera a los 10.716 millones del mismo periodo de 2006.

Una de las causas sería la buena evolución de la recaudación de los impuestos
El Estado logró este saldo positivo gracias a unos ingresos por valor de 113.983 millones de euros, el 10,8 por ciento más que en los nueve primeros meses de 2006, frente a unos pagos de 101.126 millones, el 9,7 por ciento más, según los datos facilitados por el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.

En términos de caja -que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional-, el Estado registró un superávit de 10.169 millones de euros de enero a septiembre, frente a los 6.913 millones del mismo periodo en 2006, debido a la buena evolución de la recaudación por impuestos.