La oveja Victa
La oveja Victa, antes y después. (DAILY MAIL) (DAILY MAIL)

El pelo largo vuelve a llevarse, aunque quizás con ciertos matices y algunos límites.

La oveja Victa, natural de Melbourne, llevaba tres años sin que su dueño la esquilara y su pelaje llegó a pesar cinco veces más que su cuerpo, según publica Daily Mail y recoge Infobae.

La situación era preocupante para la vida del propio animal, ya que no podía comer

La situación, lejos de resultar graciosa, era preocupante para la vida del propio animal, ya que no podía comer y se cansaba muy rápido.

La oveja fue rescatada por un grupo de vecinos que la encontraron en el jardín de una casa de Melbourne.

Una de las personas que trató al animal aseguró que "su lana era muy pesada, por lo que no podía moverse mucho y se cansaba muy rápido".

Victa "no podía comer porque le costaba mover la cabeza" aunque ahora "se siente mucho mejor" ya esquilada, según la mujer.

La oveja ha recuperado su alegría después de tres años. "Este tipo de animales necesita estar acompañado y se vuelven muy ansiosos si no lo están", agregó.