contaminación
contaminación R.b.

El secretario general para el Territorio y la Biodiversidad, Antonio Serrano, reveló que "Madrid tiene el peor valor" en resultados medioambientales, sólo por detrás de "Ceuta y Melilla".

Serrano expuso que, dentro del plan sostenibilidad ecológica que defiende el Ministerio, las políticas fundamentales serían "el programa del agua, la política forestal y la lucha contra incendios", aunque destacó como fundamentales "los programadas de adaptación al cambio climático en materia energética".

Las que mejores resultados obtienen son Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura

No obstante, el secretario para el Territorio y la Biodiversidad, advirtió de que "aunque se cumplan las políticas de sostenibilidad en un 80 por ciento", no se lograría reducir el impacto medioambiental, sino sólo "mantener los niveles" actuales.

Analizando el impacto medioambiental por comunidades autónomas, el informe muestra que "Madrid tiene el peor valor, después de Ceuta y Melilla", afirmó Serrano. Estos resultados se deben a que "las comunidades menos urbanizadas y pobladas son las que tienen mayores niveles de sostenibilidad", explicó Serrano, y añadió que las que mejores resultados obtienen son "Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura".

En líneas generales, el informe ´La huella ecológica´ muestra que "España tiene un nivel de sostenibilidad mayor que EE.UU. y que Europa", aunque "es un país insostenible por sus niveles de consumo y contaminación", según explicó Serrano.

Necesitamos 6,4 hectáreas por persona

El informe, que muestra el impacto medioambiental de la sociedad, muestra que en nuestro país cada habitante "necesita 6,4 hectáreas de terreno por todo lo que consume y la contaminación que genera", ilustró Serrano. Sin embargo, las condiciones del territorio español únicamente ofrece "una capacidad por habitante de 2,43 hectáreas", estimó el secretario de Biodiversidad. "El resultado es que tenemos un nivel de insostenibilidad del 260 por ciento", agregó.

Finalmente, Serrano defendió "el cambio que se ha producido en la política medioambiental en esta legislatura", pues según él, éste "logra romper la tendencia hacia la insostenibilidad y mantener los niveles" de año 2005, lo cual "no se ha logrado ni en EE.UU. ni en Europa" matizó.