Manifestación
Manifestación en contra de las políticas antiinmigración de Donald Trump. EFE

Decenas de miles de manifestantes han salido este domingo a las calles de las principales ciudades estadounidenses para expresar su rechazo a la orden ejecutiva del presidente, Donald Trump, que veta la entrada en el país a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

En Nueva York, Washington o Boston se trata del segundo día consecutivo de movilizaciones tras las concentraciones espontáneas del sábado en los aeropuertos en respuesta a las primeras noticias de expulsiones del país.

Ya el domingo una de las manifestaciones más importantes ha sido la del parque de Battery, en la isla neoyorquina de Manhattan, muy cerca de la Estatua de la Libertad, símbolo de bienvenida para los extranjeros que llegaban a estas costas. Uno de los oradores, el senador demócrata Charles Schumer, ha denunciado el carácter "antiestadounidense" de la orden ejecutiva de Trump.

"De lo que estamos hablando aquí es de una cuestión de vida o muerte para muchas personas. No voy a descansar hasta que estas horribles órdenes sean derogadas", ha afirmado Schumer.

En el exterior del aeropuerto JFK, en el que se retuvo a los dos primeros iraquíes, la protesta comenzaron por la mañana y se han extendido a lo largo del día, haciéndose cada vez más multitudinaria, según informa The New York Times.

A lo largo del día, varios de los ciudadanos retenidos inicialmente han podido dejar el aeropuerto, pero las autoridades no han informado con exactitud ni de cuántas personas han sido detenidas ni de cuántas continúan allí.

En Washington, más de 2.000 personas se han concentrado por la tarde en la plaza Lafayette, cerca de la Casa Blanca, y han coreado consignas como "No al odio, no al miedo. Los refugiados son bienvenidos aquí". También ha habido manifestantes, unos 200, en el Aeropuerto Internacional Dulles de Washington, escenario también de una protesta el sábado.

Por otra parte, en la plaza Copley de Boston se han concentrado unas 10.000 personas y han intervenido oradores como la senadora Elizabeth Warren, figura visible del sector liberal del Partido Demócrata.

También ha habido convocatorias salpicadas por el medio-oeste y la costa oeste del país, con seguimientos importantes en ciudades como Houston, Detroit, San Luis o Los Ángeles.