Sareb
Folleto de viviendas de Sareb en Cataluña, durante el Barcelona Meeting Point. SAREB

La Sareb, el llamado ‘banco malo’, figura como uno de los principales promotores de nuevas viviendas en el país, coincidiendo con la recuperación que experimenta el sector residencial. La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria cuenta actualmente con una cartera de unas 4.100 viviendas en distintas fases de construcción, repartidas por toda España y que saldrán al mercado a un precio medio.

Casi la mitad de los pisos que la Sareb tiene en distintas fases de construcción forman parte de promociones que 'heredó' en desarrollo, esto es sin acabar de construirse. La institución se está encargando de su conclusión y posterior venta. Otro lote de entre 1.300 y 1.400 viviendas son las que la entidad que preside Jaime Echegoyen está levantando en unos trece suelos de su propiedad.

Otros 600 pisos se levantarán tras el acuerdo firmado con una decena de inmobiliariasA ellas se sumará próximamente el inicio de la construcción de otros 600 pisos que se levantarán en virtud del acuerdo que recientemente firmó con alrededor de una decena de inmobiliarias para edificar juntos viviendas en suelo de su propiedad.

Los pisos que levanta esta entidad –participada por el Estado a través del Frob y por entidades financieras– son de primera residencia y destinados a una demanda de tipo medio, según ha detallado esta semana su director de Desarrollo Inmobiliario, Andrés Benito.

En cuanto a su ubicación, se reparte por toda la geografía del país, fundamentalmente en Madrid, Cataluña, Andalucía, Galicia, Zaragoza. En opinión de Benito, casi todas las capitales de provincia españolas presentan ya demanda de nueva vivienda, no sólo las grandes ciudades. La Sareb comercializa las viviendas que construye a través de cuatro firmas intermediarias que seleccionó mediante concurso público. Se trata de Servihabitat, Haya Real Estate, Altamira y Solvia.