La guerrilla kurda ofrece una tregua a Turquía si no ataca sus bases en Irak
Protesta en Estambul, ayer, por la muerte de 17 soldados turcos. (Reuters)
El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) propuso ayer a Turquía un alto el fuego si ésta renuncia a atacar sus bases en el norte de Irak, donde el pasado domingo se produjeron combates que se saldaron con 32 separatistas y al menos 17 soldados del Ejército muertos. La oferta de una tregua se difundió en una página web de los rebeldes kurdos. Antes de conocerse el comunicado, el ministro turco de Exteriores, Ali Babacan, aseguró en Kuwait que su país intentará solucionar por la vía diplomática la crisis con el PKK, aunque tampoco descartó la solución militar. Por otro lado, la población turca se manifestó ayer en varias ciudades para pedir que Ankara envíe su Ejército contra el PKK. Asimismo, los turcos protestaron contra los kurdos de Irak por dar cobijo al PKK.