Un hombre de 38 años fue detenido ayer en Berja (Almería) cuando se encontraba en plena huida con sus tres hijos de dos, tres y cinco años como botín. Previamente había agredido a su ex pareja y a la hija mayor de ésta. Ocurrió el domingo por la tarde en el municipio alpujarreño de Torvizcón.

Según denunció la mujer, su ex pareja, en estado ebrio, le había pegado y le había quitado a los niños para llevárselos a Almería. La Guardia Civil montó un dispositivo en la Alpujarra y en la costa de Granada y Almería para localizar el vehículo con el que supuestamente habían huido.

Al poco rato, los agentes averiguaron que el sujeto había robado una furgoneta  porque su coche no arrancaba. Finalmente, también abandonó este segundo vehículo al quedarse sin combustible. Fue sorprendido cuando cogía un taxi con los niños para dirigirse a El Ejido, al oeste de Almería.

Los menores, con la abuela paterna

El detenido pasó a disposición del Juzgado de Instrucción de Berja, en la provincia de Almería, ayer por la mañana. Se le considera presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, de un delito contra los derechos y deberes familiares por la sustracción de menores y de otro de robo y uso de vehículo a motor. Los menores fueron entregados a la abuela paterna, que reside en El Ejido, después de que la madre lo autorizara.