daniel valladolid
Daniel enseña unos papeles con firmas de varias asociaciones que piden su indulto. 20MINUTOS.ES

Daniel tiene 27 años y ha sido condenado a tres años y medio de cárcel. Él insiste en su inocencia, pero un juez dice que agredió a un policía en 2001 durante las manifestaciones contra la Ley Orgánica de Universidades (LOU) que se celebraron en Madrid. Las contradicciones del proceso y la lejanía de los hechos han provocado que numerosos colectivos, sindicatos, políticos e incluso los rectores de Valladolid y Madrid hayan pedido el indulto.

Han pasado casi siete años y, como todos los jóvenes, he cambiado

"Muchas veces pienso cómo es la prisión, pero no quiero imaginarlo. Me agobia y me estresa un montón. Han pasado casi siete años y, como todos los jóvenes de mi edad, he cambiado", dice Daniel, que ahora estudia Forestales y monta expositores para las ferias de muestras.

"Me he convertido en un pesimista y un escéptico, porque todo lo que sucedió en el juzgado es increíble. Yo he tenido que demostrar mi inocencia cuando la acusación es quien tenía que probar mi culpabilidad", cuenta.

Contradicciones

A Daniel lo condenan, según la sentencia, por haber golpeado con un ladrillo a un policía. Sin embargo, tanto un fotógrafo que captó la escena como un testigo declararon que no había sido él. Además, el agente herido cambió su declaración inicial, en la que acusaba a otro joven detenido en los disturbios, y la propia Audiencia de Madrid, a la que recurrieron, califica los hechos de falta y no de delito, pero luego en la condena se olvida de su interpretación y ratifica la pena como si fuera un delito.

"Claro que me hubiese gustado no estar allí, pero tengo la conciencia muy tranquila, yo no lo hice", insiste.

Daniel reconoce que todo lo que pasó le ha cambiado la vida. "Aprecio más las cosas y tengo otras prioridades. Aquello me ha marcado".

En los tres días que estuve detenido me dieron una paliza

"En los tres días que estuve detenido me dieron una paliza (hay pruebas médicas, aunque no pudo identificar quién lo hizo) y cuando todos decían que no iba a pasar nada, que las pruebas eran claras, me condenan y debo entrar en prisión. Esperanzas de una solución tengo, pero...".

Sólo le vale el indulto

La familia de Daniel intenta que no entre en prisión. Por eso, ya han solicitado el indulto con el apoyo de colectivos y personajes influyentes de Valladolid, incluidos el rector. Además, esperan que la Audiencia de Madrid aclare las contradicciones de la sentencia. Mientras esto no suceda, la condena no es firme, pero cuando lo haga, tendrá unos días para ir a prisión. Incluso, por error, le indicaron que tenía que haber ido hace 10 días, pero al final un juez rectificó. "Aparte de la injusticia, me rompe todos mis proyectos, tanto de trabajo como de estudios".