Resistencia de los parques nacionales
Cuenta de Twitter que representa la resistencia de los parques nacionales de EE UU frente a Trump. @AltNatParkSer

El negacionismo de Donald Trump respecto al cambio climático está alarmando a los científicos y ecologistas de Estados Unidos, una preocupación que ha llevado a que muchos organismos oficiales hayan creado cuentas de Twitter alternativas para saltarse la censura impuesta por el nuevo presidente estadounidense.

El detonante de este movimiento rebelde fue la eliminación de tres tuits sobre el calentamiento global publicados por la cuenta del Parque Nacional Badlands. Este hecho hizo reaccionar a otros parques, que decidieron desafiar a Trump: el Parque Nacional de las Secuoyas habló sobre cómo sus arboledas capturan las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global y el Parque Nacional Golden Gate dijo en otro tuit que el 2016 fue el tercer año consecutivo con récord de calor.

El Parque Nacional del Valle de la Muerte y la NOAA (la agencia oficial de la atmósfera y el océano) también se sumaron a las protestas explícitas a través de Twitter.

Estas rencillas, unidas al hecho de que el gobierno de Trump ha pedido a algunos organismos como la EPA, la agencia de protección medioambiental del país, que no actualice sus redes sociales, ha desatado un movimiento de resistencia explícito en forma de cuentas no oficiales de los organismos estadounidenses en Twitter, la red favorita del polémico presidente.

El grupo está abanderado por la cuenta de resistencia de los parques nacionales de EE UU, @AltNatParkSer. "No podemos esperar a que el presidente Trump nos diga que damos noticias falsas. ¡Puede quitarnos nuestro Twitter oficial, pero nunca podrá quitarnos nuestro tiempo libre!", publicaron.

Esta iniciativa está siendo adoptada por multitud de organismos y agencias, incluidas la NASA, la NOAA, la EPA, el Centro de Control de Enfermedades (CDC), los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la Administración de Alimentación y Medicamentos (FDA) así como todos los parques nacionales individualmente.

A través de estas cuentas de resistencia —algunas de las cuales han sido externalizadas para evitarles problemas a los trabajadores de dichos organismos— pretenden informar libremente y sin censura sobre ciencia, medio ambiente y calentamiento global.