«La pornografía infantil puede llegar a alcanzar niveles catastróficos»
Juan Salom. (J.L.)

El comandante Juan Salom está al mando del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil (www.gdt.guardiacivil.es) desde el año 1999. Cuenta con 14 agentes, a los que hay que sumar los Equipos de Investigación Tecnológica de las provincias. Participó ayer en el Foro Iberoamericano de Ciberpolicías.

De sus casos, ¿cuántos se refieren a pornografía infantil?

Se le dedica el esfuerzo principal por la alarma social que genera y la gravedad de los hechos. Si no hay una respuesta eficaz, alcanzará dimensiones catastróficas. Uno le pega una patada a una piedra y salen pedófilos por cualquier lado. En Internet hay mucha, demasiada pornografía infantil.

¿Qué perfil tiene el pedófilo?

No se ha estudiado, pero está relacionado con el consumo abusivo de sexo. Hay quienes no le hacen ascos a la pedofilia, porque buscan sexo. Hay quien sólo quiere niños y quien quiere de todo. Sexo es uno de los contenidos más indizados en la Red, tras Windows o Lynux.

¿Es el Código Penal duro?

Puede mejorar. Más problemáticas son las leyes procesales. El Código de Derecho Procesal (1882) no está adaptado a las nuevas tecnologías. 

¿Qué armas tiene la Guardia Civil para luchar?

La sagacidad y el esfuerzo personal, principalmente. Perseguimos lo que se puede, pero no basta. 

¿Es España un país productor de porno infantil?

Lo que ocurre es que el pedófilo está cada vez más convencido de la pedofilia. Ha reforzado su conducta por compartir experiencias y es más osado.

¿Estamos ante el boom de la pornografía infantil?

La Red es inocua. La pornografía infantil existía antes, pero era residual. Internet se ha convertido en su único canal de distribución. Sin Red no existiría. Hay manifiestos que reclaman la legalización de la pedofilia, ¿nos entra eso en la cabeza? No sé si es un boom o no. Lo que hay que ver es cómo actuar para que Internet persista sin esa lacra.

¿Ayudan Emule o Edonkey a llegar al porno infantil?

Sí. Entre las obras de la Red hay programas maliciosos y, cada vez, más pornografía infantil. Quizá un adulto esté capacitado para denunciar o eliminar lo que encuentre, pero un menor es posible que no lo esté.

¿Es importante la colaboración ciudadana?

Es vital. Nos llegan muchas comunicaciones (unas 7.000 anuales), pero tengo una frustración: es no poder responder a todas. Aun así, pido más. Sólo así podremos elegir las mejores informaciones, las más importantes y valorar la dimensión del problema.

BIO

Nació en Granollers (Barcelona). Tiene 43 años, está casado y tiene dos hijos. Lleva 22 años de carrera militar.