Falta de información, retrasos, mucho cabreo y... resignación
Usuarios en Cercanías, ayer, repartidos en un autocar del servicio alternativo o a la espera de indicaciones para poder coger el bus adecuado (Toni Albir / EFE / Hugo Fernández).
El doble de tiempo por hacer un mismo trayecto. Es lo que se encontraron ayer los usuarios de Renfe que, por el corte del tramo de la línea Sants-Bellvitge, se tenían que desplazar con los buses alternativos. Estaban cabreados, indignados y... resignados. «He llegado 45 minutos tarde al trabajo»,  explicaba a 20 minutos Ana Maria Oroian, que vive en Gavà pero estudia y trabaja en Barcelona. Ayer esperaba a la puerta del bus dirección a Gavà en la plaza de Espanya, convertida en improvisada estación, a las 9.30 h, cuando habitualmente a esa hora ya está en casa.

También llegaba tarde Rafael Olmo. Pintor de profesión,  reclamaba que la parada de autobuses estuviera en la misma plaza de Sants. Y es que la falta de información era una de las principales quejas. A las 7 h, en Sants, un usuario procedente de Bellvitge que debía ir a Vilanova recriminaba a una informadora que le hubieran derivado allí si los autobuses salían de plaza de Espanya. También Cristina Nogués había hecho el viaje en vano a Sants. Tenía claro que llegaba «supertarde» al trabajo.

Itinerario por aprender

De las 7 a las 10 de la mañana en Gavà había largas colas para subir a los autobuses dirección Barcelona. Además, algunos usuarios aseguraban que los conductores no descansaban lo suficiente, ya que descargaban pasaje, lo volvían a cargar y partían. También había quejas porque se perdían por hacer rutas que aún no conocen suficiente. Algunos vienen de fuera de Catalunya. Por ello usaban el GPS.

Muchos se decidieron por el coche, lo que supuso un incremento del 5 a 7% del tráfico interurbano y hasta un 10% en el interior de  Barcelona (unos 89.000 coches más). 

«Fatal, fatal, fatal»

El metro también fue una alternativa en paradas cercanas a estaciones del tren como Fabra i Puig o Carrilet. Esto obligó a señalizar las estaciones con itinerarios. En todo caso, la indignación era evidente. «Tengo una compañera que ni viene a la facultad porque tarda demasiado desde Vilanova», apuntó Tomás Herrero. «También afecta al tráfico de coches», recordó Manel Haro. «Incluso hay peleas», lamentó Jaime Figueres. «Va fatal, fatal, fatal», resumió María Jiménez.

Se está debatiendo en www.20minutos.es

«Esto es una vergüenza»

El corte de líneas en Cercanías y en Ferrocarrils de la Generalitat por las obras del AVE ha provocado un encendido debate en nuestra web entre los usuarios del servicio de tren.
«Recuerda levantarte un par de hora antes cuando llueva este jueves y viernes. (Yo). l «Que los responsables de esto paguen los sueldos que perderán los curritos» (Uno indignado). l «Fomento no ha acertado con su decisión, se nota y mucho...» (Mamarrachi). l «Dejadnos gestionar nuestras obras públicas» (Carles). l «Esto es culpa de la cantidad de incompetentes que han contratado para hacer los estudios del AVE». (Babilonia). l «Ministra, dimisión, puesto que es la que tiene la competencia en transportes y las obras que han fastidiado la red de Cercanías han sido las del AVE». (Al César lo que es del César). l «Esto es una vergüenza sea culpa de quien sea». (Miroslav). l «Y eso que aún no está el límite de 80 km/h para ir a Barcelona en vigor, que si no podéis flipar».(Aaa@a.com). l «Se debería crear una plataforma ciudadana y organizar una manisfestación contra Renfe. Pero, ¿qué se creen? En lugar de llevarnos a Sants para que podamos enlazar con otros trenes nos dejan en plaza de España».(Mercedes). l «Todo lo que depende del Estado va fatal: trenes, aeropuertos, red eléctrica, papeles de Salamanca...»(Oski).