Encontraron su cadáver en un piso del número 10 de la Travesía de Felipe de Diego, en Vallecas, en la madrugada de ayer. Se llamaba Luis Miguel Muñumel, era español, tenía 37 años y había recibido un hachazo en la cabeza. La Policía halló el arma todavía ensangrentada clavada en un armario. La víctima, según fuentes policiales, tenía 11 antecedentes penales por delitos contra la propiedad. Muñumel vivía de alquiler en una casa muy deteriorada, sin luz y refugio habitual de indigentes. Los investigadores están tras la pista de los compañeros de vivienda de la víctima. Miguel, el propietario, y Celeste, la novia del fallecido.